Watt Electric Vehicle ha desarrollado una plataforma modular de bajo coste que permite construir desde roadster de tracción trasera hasta grandes vehículos comerciales eléctricos. Bautizada como PACES, puede ser la solución para fabricantes que quieren construir un coche eléctrico pero están faltos de logística

En diciembre de 2020, las ventas de enchufables en Europa aumentaron un 271%. Datos como este hacen que el mercado eléctrico sea un pastel muy apetecible del que todos quieren tener una porción.

Es por eso que, en mayor o menor medida, todos los fabricantes hacen hueco para eléctricos. El grado de implicación es muy diverso: desde los que prueban suerte con alguna versión electrificada de sus modelos más vendidos, hasta los que ponen fecha a la electrificación total de su gama. ¿Por qué unos tanto y otros tan poco? Normalmente suele ser cuestión de dinero: según la inversión que suponga y el presupuesto disponible para afrontarla.

PACES, una plataforma modular de bajo coste para todos

Llegamos aquí al quid de la cuestión que hoy tratamos: ¿qué puede hacer un fabricante pequeño o de tamaño medio para entrar en el mercado eléctrico sin arruinarse en el intento?

La mejor opción es optar por una plataforma ya desarrollada. Es aquí donde entra en juego Watt Electric Vehicles, una compañía creada por ingeniero experto en desarrollo automotriz Neil Yates y diseñada para apoyar a los pequeños y medianos fabricantes en su transición a la electrificación.

Bautizada como PACES, la de Watt Electric Vehicles es “una plataforma de vanguardia que permite a los fabricantes de automóviles y vehículos comerciales de volumen bajo a medio desarrollar vehículos eléctricos sin la carga económica de invertir en su propia tecnología de chasis específica”.

PACES son las siglas en inglés de Passenger And Commercial EV Skateboard. La plataforma está diseñada para dar soporte a una amplia gama de futuros vehículos eléctricos. “Fabricada en aluminio, se puede aplicar a casi cualquier tamaño o forma de EV, desde deportivos hasta autobuses; en diseños FWD, RWD y AWD; y cumple con todas las regulaciones ISO y los estándares de choque europeos”, explican desde Watt Electric Vehicles.

La clave de la enorme capacidad de esta nueva plataforma es su sistema de estructura. PACES se compone de piezas planas cortadas con láser que se entrelazan y se unen, una innovación llamada FlexTech. De esta manera, se reducen los costes de fabricación; al mismo tiempo que se consigue una plataforma extremadamente rígida y precisa, con una variabilidad de 1 mm.

Socios de reconocido prestigio

Para apoyar plenamente a los fabricantes de vehículos en la aceleración de su transición de electrificación, Watt Electric Vehicle Company ha contratado una cadena de proveedores de componentes expertos.

Los socios clave para el desarrollo técnico del proyecto PACES son las empresas líderes del Reino Unido Stalcom Automotive Technologies (con sede en Pershore, responsable de FlexTech, la estructura liviana y multimaterial), Equipmake (con sede en Snetterton, responsable del tren motriz y sistemas de baterías) y Potenza Technology (con sede en Coventry, responsable de los sistemas de control de la carrocería, el tren motriz y la gestión de la batería con capacidad ISO26262 del proyecto).

El primer coche eléctrico construido sobre PACES

Watt Electric Vehicles Company se convertirá también fabricante de modelos eléctricos.

La compañía anuncia que el primer automóvil de producción que utilizará PACES será el coupé de Watt Electric Vehicle Company. Un automóvil deportivo eléctrico de dos asientos y diseño inspirado en la década de 1950. Con una distribución de peso cercana a 50:50; un peso total de menos de 1,000 kg

Tiene un motor eléctrico montado en la parte trasera y estará disponible en dos opciones de potencia, con una batería de 40kWh, lo que le dará un rango WLTP de 370 km.

La marca anuncia que en las próximas semanas dará más detalles de este nievo eléctrico. Estaremos atentos…

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Please enter your name here