Bosch construye una nueva fábrica de semiconductores en Alemania

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anuncia un PERTE de microchips y semiconductores dotado de 11.000 millones de euros de presupuesto

A finales de 2021, la ministra de Industria, Reyes Maroto, adelantaba la posibilidad de que España contara con una fábrica de semiconductores como solución definitiva a la crisis de fabricación y distribución de estos componentes. Es este el principal escollo para la recuperación de la industria de la automoción desde que el comienzo de la pandemia.

La posibilidad fue aplaudida por el sector pero, al mismo tiempo, se recibió con escepticismo ya que una propuesta tan ambicioso debía llegar acompañada de una inyección económica proporcional.

La respuesta a aquella demanda parece llegar ahora en forma de un nuevo Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) sobre microchips y semiconductores, que estará dotado con 11.000 millones de euros de inversión pública.

El PERTE de los microchips y semiconductores

“Los semiconductores son un elemento básico de todos los sectores energéticos y adquieren una importancia geoestratégica mundial en un contexto de transformación digital”, ha dicho Sánchez.

Ha explicado que este nuevo PERTE busca “atraer inversiones en la industria de los semiconductores y de las nuevas tecnologías relacionadas, que serán clave para alcanzar la autonomía estratégica ansiada a nivel europeo”.

Nuevos semiconductores de Bosch, un avance importante para la movilidad eléctrica.

Con más presupuesto que el PERTE del Vehículos Eléctrico y Conectado

Sin fecha de puesta en marcha ni requisitos para acceder a las ayudas (que se financiarán, en parte, con fondos europeos), el PERTE de los semiconductores estará dotado con 11.000 millones de euros de presupuesto.

Supone esto que casi multiplicará por cuatro la dotación del PERTE del Vehículo Eléctrico y Conectado (PERTE-VEC) que se aprobó a finales de 2021 y se activó hace pocos días.

Los proyectos que aspiren al PERTE deben estar respaldados por un fabricante de baterías, otro de automóviles y un tercero de componentes

El PERTE-VEC establece que los proyectos que aspiren a recibir parte de los fondos deberán cumplir dos requisitos fundamentales. El primero establece que los trabajos tendrán que tener impacto en un mínimo de dos comunidades autónomas.

El segundo impone que en los proyectos intervengan varias entidades, entre los que debe haber, al menos, un participante de cada uno de los tres bloques obligatorios: fabricante de baterías, fabricante de automóvil y fabricante de componentes

Los otros PERTE del Gobierno

Dentro del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, el Ejecutivo el Gobierno ha impulsado nueve proyectos estratégicos: el Perte para el desarrollo del vehículo eléctrico y conectado; el Perte para la salud de vanguardia; el Perte de energías renovables, hidrógeno renovable y almacenamiento; el Perte agroalimentario; el Perte Nueva economía de la lengua; y el Perte Economía circular; el Perte naval; el Perte aeroespacial y el Perte de la digitalización del agua.

Por el momento, no hay fecha para que los interesados empiecen a solicitar las ayudas del PERTE de semiconductores.

La Asociación Española de Proveedores de Automoción (Sernauto) ha calificado de “buena noticia” la propuesta. “Todo lo que sea que Europa, y en concreto, España, gane en soberanía industrial, y en particular en este tipo de componentes, es una buena noticia”, han señalado en declaraciones a Europa Press.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Please enter your name here