La han llamado ‘Operación Selfie’ y ha terminado con la detención de ocho personas vinculadas a una banda que utilizaba coches eléctricos de alquiler para participar en carreras ilegales. También utilizaban la documentación robada para incurrir en otros delitos.

A mediados de 2019, en Movilidad Eléctrica confirmamos con Zity la última moda de la capital: carreras ilegales con vehículos eléctricos de alquiler. La compañía de carsharing reconocía entonces los hechos, aunque afirmaba que se trataba de “casos puntuales”.

Las carreras ilegales con coches eléctricos se registraban con especial asiduidad en el barrio de Vallecas. Varios testigos aseguraban entonces que las carreras se producían tanto de día como de noche, que es habitual ver a los coches de alquiler derrapando en avenidas importantes de la localidad, lo que les provocaba miedo, primero de ser atropellados, y, segundo, de recriminar a los conductores “porque siempre van en grupo”.

Carreras ilegales con coches eléctricos de alquiler

Ahora sabemos que la Policía lleva desde entonces investigando a varias personas que alquilaban los vehículos de alquiler compartido con documentación falsa y los utilizaban en diferentes delitos, entre ellos, las carreras ilegales.

La Operación Selfie se ha saldado con la detención de ocho personas. Comenzó con el aviso por parte de la Dirección General de Multas del Ayuntamiento de Madrid de que acumulaban varios expedientes sancionadores por infracciones de tráfico en las que los supuestos infractores aseguraban no ser ellos quienes conducían los vehículos de alquiler.

Uber, carsharing

El ‘modus operandi’ de la banda

Según ha explicado la Policía, los ahora detenidos robaron la documentación utilizada en la periferia de Madrid (especialmente Getafe, Leganés y Alcalá de Henares). Después buscaban por Internet fotos tipo selfie de personas que se asemejaran a las tarjetas que habían robado. El tercer paso era conseguir teléfonos ajenos, normalmente mediante engaños y en muchos casos a menores de edad.

Con estos tres pasos obtenían todo lo que necesitaban para alquilar un coche eléctrico compartido que después utilizaban para tomar parte en carreras ilegales o cometer otros delitos.

Al parecer Zity y Wible han sido las aplicaciones más afectadas por esta banda de delincuentes.

Los imputados en la Operación Selfie descargaban las aplicaciones de estas compañías en teléfono móviles que no eran de su propiedad e introducción los datos de registro en base a la documentación que habían sustraído previamente.

Se les imputa delitos contra la seguridad vial, de estafa, de hurto, hurto de uso de vehículo a motor, falsedad documental, usurpación de estado civil y daños.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here