Parece que hay una nueva moda en Madrid: carreras ilegales con coches eléctricos de alquiler. La empresa afectada es Zity que afirma que los sucesos son puntuales y que ya hay dos detenidos por este acto tipificado como delito de tráfico, pero ninguno estaba registrado como usuario

Los vecinos del madrileño barrio del Ensanche de Vallecas llevan años denunciando que en sus calles se celebran carreras ilegales de coches. Esto no es un novedad, pero en las últimas semanas parece que ha surgido una nueva modalidad: las carreras ilegales con coches eléctricos de alquiler.

La empresa afectada por esta moda es Zity. Desde la compañía reconocen la existencia del problema, aunque aseguran que se trata de “casos aislados”.

Javier Mateos, CEO de Zity y Paz Valiente Coordinadora General de Medioambiente, sostenibilidad y movilidad del Ayuntamiento de Madrid

Los vecinos de Vallecas no lo ven tan aislados.

Varios testigos aseguran que las carreras se producen tanto de día como de noche, que es habitual ver a los coches de alquiler derrapando en avenidas importantes de la localidad (antes, las carreras ilegales se concentraban en puntos apartados, especialmente en el polígono industrial de La Atalayuela) y que tiene miedo, primero de ser atropellados, y, segundo, de recriminar a los conductores “porque siempre van en grupo”.

En este vídeo se puede ver cómo un conductor derrapa con un coche de Zity:

Ya hay dos detenidos

Desde Zity aseguran que la Policía ha detenido a dos conductores que participaban en estas carreras ilegales, pero afirman que ninguno de los dos estaba registrado como usuario de la plataforma.

Esto explicaría por qué, tal y como denuncian los vecinos del Ensanche de Vallecas, algunos de los conductores son menores de edad.

Participar en una carrera ilegal es un delito

Desgraciadamente, los vecinos de Vallecas están muy acostumbrados a esta temeraria actividad. En sus calles se han registrado carreras ilegales de coches particulares, de motos y también de vehículos con licencia VTC.

Las carreras ilegales de coches son un peligro para quienes conducen, quienes acuden como espectadores y quienes circulan (ya se a pie o en otro vehículo) por la misma vía. Por todas estas razones, participar de manera activa es una infracción grave y un delito de tráfico que puede ser penado con multa económica, trabajos a la comunidad e, incluso, prisión.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here