La presión del aire, la profundidad de la banda de rodadura y el estado general de la cubierta son aspectos claves verificar el estado de los neumáticos tras el confinamiento. Pero hay más.

Volver a la rutina y entrar en la archinombrada nueva normalidad supone, en algunos casos, pasar por un período de adaptación. En el caso de los coches que, a causa del confinamiento, han pasado semanas parados es posible que algunos de sus elementos precisen una puesta a punto para retomar su actividad sin que esto cause problemas a corto o medio plazo.

Cuando se trata de un coche eléctrico, los expertos aconsejan prestar especial a la batería; además de comprobar el estado de los líquidos, revisar componentes como los discos de freno y, por supuesto, verificar el estado de los neumáticos.

Cinco consejos para que tu coche eléctrico sobreviva al confinamiento

Esto último, es igual de importante sea un coche eléctrico puro, un híbrido enchufable o un vehículo de combustión. A continuación repasamos cómo comprobar el estado de los neumáticos tras el confinamiento en cinco sencillos pasos:

  1. Un chequeo visual es suficiente para verificar el estado de la cubierta. Debes buscar bultos, grietas, daños o deformaciones.
  2. Nivel de presión. La consecuencia más evidente del paso del tiempo y la falta de uso es la pérdida de aire. Encontrar el coche más cerca del suelo no tiene por qué suponer más problema que volver a hinchar los neumáticos. Pero también si las gomas han pasado mucho tiempo con menos aire de lo debido, el peso del vehículo ha podido dar lugar a deformaciones. Esto, que se conoce como flatspot o parches planos, en marcha supone un ligero temblor en el volante al circular y puede afectar a la manejabilidad del vehículo.
    Si por la razón que sea todavía prevés que tu vehículo pase otra temporada parado, es aconsejable elevarlo hasta que los neumáticos pierdan el contacto con el suelo. Puedes utilizar calzas para neumáticos, que minimizan los puntos planos y evitan la caducidad prematura.
    Este problema es especialmente habitual los vehículos SUV, híbridos y eléctricos por su mayor peso.
  3. Verifica también los tapones de las válvulas. Estos elementos evitan que la suciedad y la humedad provoquen problemas, por lo que en caso de que estén deteriorados lo mejor será que los reemplaces.
  4. Comprueba el dibujo de la banda de rodadura. Por Ley, no está permitido circular con un neumático con una profundidad de dibujo inferior a 1,6 mm; aunque los expertos recomiendan no apurar tanto y cambiar las ruedas cuando es menor a dos milímetros.
    Muchos neumáticos cuenta con testigos de goma en los canales longitudinales que delatan un desgaste excesivo. También puedes recurrir al truco del euro: colocas una moneda de euros en el centro de la goma, si la parte dorada queda al descubierto es hora de ir al taller.
    La multa por circular con los neumáticos excesivamente desgastados puede llegar a 150 euros por rueda.
  5. Si el confinamiento te ha cogido con un juego de neumáticos de invierno montados debes cambiarlos ya que las temperaturas ya superan (con creces) los siete grados que es el máximo aconsejado para este tipo de cubiertas.

Hay más neumáticos que puedes encontrar en el sitio web recambioscoches.es.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here