China renueva sus incentivos a los coches eléctricos de mayor autonomía

El Gobierno chino ha aumentado las ayudas a la compra de los coches eléctricos de mayor alcance, por encima de los 400 kilómetros. A su vez ha incrementado el rango mínimo para acceder a ellas y ha reducido los incentivos a los autobuses electrificados.

China es uno de los países en el que los incentivos a la compra de vehículos eléctricos son más generosos, lo que ha permitido que su mercado se convierta rápidamente en el más grande del mundo, desbancando a Estados Unidos. Varias veces han surgido rumores sobre la finalización de estas ayudas (algo que también ha ocurrido en Noruega). Sin embrago el gobierno chino no solo los ha eliminado sino que ha decidido actualizarlos y favorecer a los coches eléctricos con mayor autonomía. Una estrategia que busca promover la fabricación de vehículos eléctricos que sean capaces desplazarse fuera de las ciudades y servir para todos los usos.

El Ministerio de Finanzas ha anunciado esta actualización que entraron en vigor a partir del 12 de febrero. Los vehículos eléctricos con más de 400 kilómetros de autonomía han visto como la ayuda ofrecida ha aumentado hasta aproximadamente los 6.250 € (de 44.000 a 50.000 RMB), lo que supone un 13% de incremento. Sin embargo se reducen las ayudas para los que dispongan de menos de 300 kilómetros de autonomía.

Además se ha incrementado la autonomía eléctrica mínima para recibir cualquier incentivo de 100 a 150 kilómetros y la densidad de energía de  90 a 105 Wh/kg.

La mayoría de los fabricantes chinos hasta ahora fabrican modelos de corta autonomía, suficiente para la ciudad en el día a día y que sirven para eludir las restricciones de circulación a los vehículos de combustión en las ciudades. Uno de los más populares, el Baojun E100, fabricado por una empresa conjunta china en la que interviene General Motors, y que tiene un precio de solo 4.500 euros, alcanzará por poco el primer escalón de incentivos.

Algunos de los modelos que anuncian su llegada próximamente se verán beneficiados por las ayudas a los vehículos de mayor autonomía. Destacamos entre ellos el Nio ES8 un SUV eléctrico de siete plazas que podría quedarse a las puertas de las ayudas puesto que China utiliza un ciclo de homologación basado en el NEDC, en el que por poco no alcanza los 400 kilómetros.

Otro de los vehículos favorecido por esta actualización de las ayudas será el SUV de Byton y los tres nuevos modelos eléctricos anunciados por BYD para la primera mitad de este año, que alcanzarán autonomías mayores que el límite.

El gobierno también ha actualizado, pero a la baja, los subsidios dedicados a los autobuses eléctricos que funcionan con baterías, híbridos enchufables e hidrógeno. Hay que recordar que además de los incentivos que ofrece el gobierno central algunas ciudades chinas añaden sus propias ayudas.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here