Desde el inicio de su comercialización llega en versiones para particulares, carsharing y entregas de último kilómetro.
Desde el inicio de su comercialización llega en versiones para particulares, carsharing y entregas de último kilómetro.
Advertisement

Una misma persona puede hacer un viaje largo en carpooling para, una vez en el destino, aprovechar las ventajas del carsharing o el motosharing en sus desplazamientos diarios. Si, además, trabaja en una empresa, quizá pueda ahorrar recurriendo al fleet sharing. [email protected], te damos la traducción de los nuevos términos de movilidad sostenible

Carpooling, carsharing, motosharing o fleet sharing tienen algo en común: son una opción para aquellos que quieren conducir, pero sin las ataduras que conlleva ser propietarios de un vehículo.

Los expertos en telemática de Geotab nos ayudan a comprender qué es qué en la nueva movilidad sostenible y, sobre todo, qué ventajas aporta cada de estas opciones.

Carsharing y carpooling, para compartir coche

Aunque en muchas ocasiones se utilizan como sinónimos, el carsharing y el carpooling solo tienen en común que son dos fórmulas para compartir coche. A partir de aquí, todo son diferencias…

  • El carpooling es un sistema que permite que varias personas compartan coche porque van a realizar un mismo trayecto. Uno de ellos es el propietario del vehículo que ofrece a otros viajeros que van a realizar el mismo trayecto (sean conocidos o no) la posibilidad de compartir gastos
  • El carsharing podría definirse como un alquiler de coche por horas e, incluso, minutos. En este caso el vehículo es propiedad de una empresa que se encarga de su mantenimiento en los tiempos en los que no está en uso.
    Otra diferencia fundamental respecto al carpooling es que los usuarios comparten el coche, pero no el desplazamiento.

Ridehailing o ridesharing cuando conduce otro

Otra opción de movilidad sin ser propietario del vehículo es el ridehailing.

En este caso, el usuario contrata un trayecto en un vehículo con conductor, es la fórmula que en España conocemos como VTC (Vehículo de Transporte con Conductor) y que ofrecen empresas como Uber o Cabify.

Plataforma Cabify, compañía de movilidad

Hay una versión de ridehailing en la que para reducir el gasto que supone alquiler un vehículo con conductor se comparte el trayecto: es lo que se conoce como ridesharing.  Es una opción del ridehailing más económica y sostenible, pues permite aprovechar todas las plazas del vehículo.

Fleetsharing, la movilidad compartida en flotas

La economía colaborativa que los millennials han puesto de moda tiene desde hace unos meses una versión empresarial. Su denominación anglosajona es fleet sharing, una fórmula para sacar el máximo rendimiento a la flota poniéndola a disposición de todos los empleados.

El fleet sharing permite, por ejemplo, que los empleados reserven vehículos de empresa para sus viajes particulares cuando no están en uso; normalmente a través de una plataforma en línea.

“La telemática de Geotab es una herramienta fundamental para sacar el máximo partido al fleet sharing”, explican responsables de la compañía.

“A través de dispositivos como MyGeotab, el gestor de flotas conoce en tiempo real y en histórico los movimientos previstos de sus vehículos de tal manera que puede ofrecer a sus empleados el uso particular de aquellos que no están asignados a movimientos laborales en fin de semana, por la tarde…”, matizan.

-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí