Baterías aluminio/aire podrían extender la autonomía hasta los 1.600 kilómetros

0
528

El pasado lunes, Alcoa, fabricante mundial de aleaciones de metal, y la empresa desarrolladora Phinergy, hicieron una demostración de un vehículo eléctrico alimentado por una batería de aluminio/aire en el circuito canadiense Gilles Villeneuve. Esta batería podría ampliar la autonomía hasta los 1.600 kilómetros, duplicando la de la mayoría de coches de combustión.

El coche probado utiliza dos baterías, una de iones de litio y otra de aluminio/aire que permite extender la autonomía hasta las 1.000 millas (1.600km). La particularidad de las baterías de aluminio/aire (usadas habitualmente en audífonos o señalizaciones ferroviarias) es que permite una densidad de energía que supera las tecnologías de baterías convencionales. Además, otra de las ventajas es su ligereza y sobre todo su abundancia, ya que el aluminio es uno de los minerales más abundantes en el planeta.

bateriasalcoaint

Recarga

Las baterías de aluminio/aire, por el momento, no pueden ser recargadas en casa como las de litio. Sería necesario el cambio de cartuchos modulares de aluminio de gasolineras preparadas para tal efecto. Su sencillez de manejo y su vida útil de entre 20 y 30 años permitirían longevidades superiores incluso a la propia vida del vehículo. Como complemento de una batería de ion/litio, sería perfecto para utilizarla en situaciones en las que los usuarios tengan que desplazarse más allá de circuitos urbanos.

Funcionamiento

La energía de una batería de aluminio/aire se obtiene mediante la reacción del ánodo de aluminio, el agua del electrolito, y el oxígeno del cátodo, obtenido del aire ambiente. El subproducto resultante, hidróxido de aluminio se puede reciclar para crear más aluminio. Esta oxidación que es la que impide la recarga de las baterías de aluminio, está siendo investigada por científicos españoles de la Universidad Autónoma de Madrid.

 

Proyecto Albufera Energy Storage

Albufera ha formado un grupo de investigación dirigido por el catedrático de química física aplicada de la Universidad Autónoma de Madrid, Enrique Fatás, y apoyado por el Grupo de Electroquímica de IMDEA Energía. La investigación, para la que se han fijado un plazo de dos años, se basará en la adecuación de los electrodos para conseguir el almacenamiento. Por un lado, se investigará en la aplicación de líquidos iónicos, en disolventes orgánicos y en la intercalación de nanotubos de carbono o grafeno en las láminas de aluminio que permitan trabajar en medios acuosos.

En principio, el aluminio, uno de los minerales más abundantes en el planeta, permitiría la producción de baterías con un bajo precio y con densidades energéticas iguales o superiores al litio.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here