Si Kalashnikov te suena a potentes armas de guerra no estás equivocado. Pero la empresa ha querido ampliar horizontes y dando un giro de 360 grados a su currículum entra de lleno en el mundo de la movilidad del futuro con un prototipo de coche eléctrico.

Hablar de Kalashnikov era, hasta hace poco tiempo, hablar de una de las empresas armamentísticas más importantes a nivel mundial. Pero el fabricante del mítico AK-47 ha decidido que ha llegado el momento de ampliar horizontes y empezar a invertir en un futuro diferente, uno más limpio.

Y asi y por razones empresariales que no han trascendido es como nace el primer coche eléctrico de Kalashnikov.

Un prototipo con aire ‘vintage’

Quede claro que la primera incursión de Kalashnikov en la movilidad eléctrica es, de momento, un prototipo.

Pero acostumbrados a concept-cars de formas futuristas, sorprende que sus diseñadores hayan apostado por un diseño mucho más retro.

El coche eléctrico de Kalashnikov se ha desarrollado sobre la base del VAZ IZh 2125 Kombi, una variante familiar del Lada. Pero que sus formas sean clásicas no significa que renuncie a elementos de última generación como los faros de LED.

Kalashnikov CV-1
Kalashnikov CV-1

Bautizado como Kalashnikov CV-1, cuenta con un potente batería de 90 kWh y un motor de 300 CV. A pesar de estas impresionantes cifras, las prestaciones resultan un poco decepcionantes: necesita algo más de seis segundos para llegar a 100 km/h desde parado.

Antes, una moto eléctrica y un vehículo militar

En realidad, el Kalashnikov CV-1 no es la primera incursión del fabricante ruso en movilidad eléctrica.

Hace unas semanas presentó una motocicleta eléctrica (la Kalashnikov SM-1) y antes había mostrado al mundo el Ovnum, un vehículo de defensa de propulsión cien por cien eléctrica que con solo 500 kilos de peso prometía una autonomía de 150 kms.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here