Plan maestro de ACEA.
Advertisement

ACEA (Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles) ha hecho una investigación y un plan maestro sobre infraestructura de carga. Tras las conclusiones, ha hecho un llamamiento a los Estados miembro de la UE. Piden intensificar urgentemente las inversiones en infraestructura para vehículos eléctricos. El crecimiento de ventas de VE (1,7 millones sólo en 2021) es mucho mayor que el ritmo al que crece la infraestructura.


Hemos hablado oras veces de la preocupación de ACEA sobre el crecimiento de la infraestructura para VE, en comparación con el incremento de ventas. Ahora, señala ACEA, basándose en la nueva investigación intersectorial, se necesitarían hasta 6,8 millones de puntos de carga públicos en toda la UE para 2030.

Es decir, que se deberían instalar 14.000 puntos de recarga pública cada semana en toda la Unión Europea.

Esta cifra es casi el doble de la planteada por la Comisión Europea en su propuesta de Reglamento de Infraestructura de Combustibles Alternativos (AFIR). El nuevo reglamento se está negociando ahora en el Parlamento Europeo y el Consejo.

El plan maestro, presentado por ACEA tras la investigación, ha contado, además de con el análisis de McKinsey, con la colaboración de: la Asociación Europea de Proveedores de Automoción (CLEPA); ChargeUp Europe; FuelsEurope; WindEurope y SolarPower Europe, en representación del sector de la generación de energía; y Eurelectric, representando a la industria eléctrica en general.

Estimación de costes

ACEA señala que para llevar a cabo este plan se requerirán inversiones considerables al principio. Sin embargo, estas representan sólo una fracción de las inversiones totales en proyectos de infraestructura comparables. Además, añade la asociación, estas inversiones conllevarían enormes beneficios ambientales.

De hecho, el nuevo trabajo de investigación estima los costes anuales de la infraestructura de carga pública en 8.000 millones de euros. Esa cifra representa alrededor del 16 % de la inversión en 5G y redes de Internet de alta velocidad.

Otro punto a tener en cuenta es el referido a la infraestructura de recarga para tipos de vehículos. Las ubicaciones, el espacio y los niveles de potencia necesarios para la infraestructura de vehículos pesados ​​son sustancialmente diferentes a los de los turismos.

El plan maestro se traduce en una acumulación sincronizada de infraestructura de carga de coches de pasajeros (PC), red e implicaciones energéticas.
El plan maestro se traduce en una acumulación sincronizada de infraestructura de carga de coches de pasajeros (PC), red e implicaciones energéticas.

Resultados clave del plan de ACEA

Según el documento de investigación referido, los resultados clave son:

  • Se requieren hasta 6,8 millones de puntos de carga públicos para 2030 con el fin de alcanzar la reducción de CO2 del 55% para coches de pasajeros.
  • Es necesario instalar hasta 14.000 puntos de carga públicos por semana entre 2021 y 2030 para automóviles. Ahora, la instalación es de 2.000 semanales.
  • Se necesitarán unos 184 puntos de recarga por cada 100 km de carretera para coches.
  • Los camiones requerirán hasta 279.000 puntos de carga para 2030, de los cuales el 84 % estarán en centros de flotas. Los puntos de recarga requeridos restantes serán predominantemente públicos (rápidos) a lo largo de las autopistas y los puntos de recarga nocturnos públicos.
  • En el caso de los autobuses, se necesitarán un total de hasta 56.000 puntos de recarga para 2030, de los cuales el 92 % estarán en centros de flotas. Los otros 4.000 puntos de carga deberían permitir la carga rápida fuera de las autopistas, especialmente para autobuses y autocares regionales.
  • En promedio, se requerirán 24 000 cargadores rápidos públicos para camiones y autobuses (en los 47 000 km de la red central de la RTE-T). Es decir, un promedio de 51 puntos de carga rápida cada 100 km.
  • Para 2030, se deberá invertir una cantidad total de hasta 280 mil millones de euros en: la instalación de puntos de carga públicos y privados; la mejora de la red eléctrica; y la creación de capacidad para la producción de energía renovable.
  • Para la infraestructura de carga pública, el coste asciende a 8.000 millones de euros anuales. Esta cifra representa solo alrededor del 16% de la inversión en 5G y redes de Internet de alta velocidad.

Te puede interesar:

-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí