El Solar Impulse 2 llegó a Sevilla impulsado desde Nueva York solamente con la energía del sol y escoltado en su último tramo por una pareja de cazas Eurofighter y por el grupo de vuelo acrobático del Ejército del Aire Español.

Demostrar que las tecnologías limpias y la energía renovable pueden lograr lo imposible

El Solar Impulse 2 acaba de completar el primer vuelo transatlántico sin usar combustibles fósiles. El secreto es que al tiempo que vuela gracias a la energía solar que captan las células fotovoltaicas que tiene colocadas en sus alas va cargando las baterías de manera que puede seguir avanzando por la noche usando también energía limpia, sostenible y con cero emisiones. Directo desde Nueva York, ciudad de la que salió el pasado martes día 20 de junio, ha recorrido casi 6.300 kilómetros en menos de tres días.

Los pilotos suizos Bertrand Piccard y André Borschberg emprendieron su viaje en el Solar Impulse 2 hace más de un año, en marzo de 2015, para dar la vuelta al mundo con un objetivo: “demostrar que las tecnologías limpias y la energía renovable pueden lograr lo imposible”, tal y como dijo Piccard cuando se presentó el proyecto.

El Solar Impulse 2 en el aeropuerto de Sevilla
El Solar Impulse 2 en el aeropuerto de Sevilla

El Solar Impulse 2 ha pasado por Omán, India, Myanmar, China, Japón y Estados Unidos y les ha traído esta semana hasta nuestro país, concretamente a Sevilla, desde donde proseguirán su hazaña hace Abu Dhabi, donde finaliza la aventura. Al igual que fue Borschberg quien sobrevoló el Pacífico, esta vez le ha tocado a Piccard hacer en solitario el vuelo sobre el Atlántico.

El avión solar

Cuatro motores eléctricos alimentados por 17.000 células eléctricas

El Solar Impulse tiene 72,3 metros de envergadura y 22,4 metros de longitud, casi tanto como un Airbus 340, pero sólo pesa 2.300 kilos, poco más que un automóvil. Es grande y ligero, construido con fibra de carbono, de vidrio y kevlar y lleva a bordo la tecnología electrónica más avanzada. Tiene una velocidad punta de 70 kilómetros hora, la potencia de una motocicleta y capacidad de transporte para un sólo pasajero.

Los 270 metros cuadrados de paneles repartidos en 17.000 células fotovoltaicas que dibujan sus alas y los cuatro motores eléctricos que carga le proporcionan energía suficiente para volar en horario diurno y nocturno.

El vuelo del Solar Impulse 2 de Nueva York a Sevilla
El vuelo del Solar Impulse 2 de Nueva York a Sevilla
Main Partners Solvay, Omega, Schindler, ABB, Official Partners Google, Altran, Covestro, Swiss Re Corporate Solutions, Swisscom y Moët Hennessy, y Host Partners, Masdar en Abu Dhabi y la Fundación Príncipe Alberto II de Mónaco forman parte del conjunto de entidades que respaldan esta iniciativa.

Más información en la web de Solar Impulse

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here