Alberto Amores, socio de Monitor Deloitte durante la presentación
Alberto Amores, socio de Monitor Deloitte durante la presentación

Un Informe presentado por la consultora Deloitte afirma que en 2025 debería haber en circulación entre 1,6 y 2 millones de coches eléctricos, en 2013 entre 4,4 y 6 millones y en 2050 entre 7 millones y 22 millones. Estas son sus claves para lograrlo.

Las políticas actuales de reducción de emisiones en el transporte no garantizan la consecución de los objetivos a 2030, y no son suficientes para alcanzar los objetivos a 2050

Para alcanzar estos objetivos en 2020 se requerían más de 200.000 vehículos eléctricos en España. El Plan VEA del Gobierno prevé 150.000 y todavía no ha establecido un plan de ayudas continuado con una dotación económica suficiente para alcanzarlo.

La consultora Deloitte ha publicado un informe con el títuloUn modelo de transporte descarbonizado para España en 2050’  en el que se enumeran un serie de consejos para la descarbonización del transporte en España.

En el informe se analizan las claves reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Para cumplir los objetivos de descarbonización establecidos por la Unión Europea hasta 2050 España debe reducir entre un 80 y 95 por ciento las emisiones de gases de efecto invernadero.

El coche eléctrico es clave en estas soluciones

Deloitte afirma que la clave para lograrlo está en el transporte. Esta actividad, la que genera un mayor volumen de emisiones GEI en España y en los últimos 15 años tan solo ha reducido sus emisiones en un 8%. Una realidad paradójica teniendo en cuenta que hoy en día cuenta con soluciones técnicas tan desarrolladas como la movilidad eléctrica.

Presentación del informe Un modelo de transporte descarbonizado para España en 2050 de Monitor Deloitte

Estado actual de la movilidad eléctrica según Deloitte

Estas son las tres claves que la consultora baraja como causantes del estado actual del vehículo eléctrico en España.

  • En 2016 se vendieron en España 4.750 coches eléctricos. En total circulan unos 11.000. Una cifra muy baja teniendo en cuenta que el parque automovilístico en nuestro país es de aproximadamente 22 millones de coches.
  • El precio es uno de los principales frenos a la hora de adquirir un coche eléctrico es su precio. Son, de media entre un 5% y un 24% más caros que los convencionales.
  • Los incentivos para la compra son escasos. En países como Holanda o Noruega un vehículo eléctrico utilitario fue en el año 2015 entre un 15% y un 27% más económico
  • A esto hay que añadir el escaso número de postes de recarga en la vía pública y la práctica inexistencia de electrolineras.

Los objetivos para 2050 pasan por el coche eléctrico y  la infraestructura de recarga

Sin un  programa de incentivos eficaz para la compra de vehículos eléctricos y el desarrollo de una red de recarga no se lograrán los objetivos marcados para 2050. Para ese año el 90% del transporte ligero ha de realizarse con vehículos eléctricos.

  • En 2025 debería haber en circulación entre 1,6 y 2 millones de coches eléctricos.
  • En 2013 entre 4,4 y 6 millones.
  • En 2050 entre 7 millones (en un escenario de movilidad autónoma y compartida) y 22 millones (en un escenario de uso de movilidad como el actual).

Presentación del informe Un modelo de transporte descarbonizado para España en 2050 de Monitor Deloitte

¿Y cómo se consigue todo esto? El informe establece 4 puntos básicos para el desarrollo del sector:

  1. Un ambicioso plan de incentivos, sobre todo fiscales, con un presupuesto de 700 millones de euros hasta 2025, que reduciría el precio de los coches eléctricos entre un 20 y un 30 por ciento
  2. A partir de 2025, establecer un plan de cierre del centro de las ciudades a la circulación de vehículos de combustión y establecer zonas de bajas emisiones convencionales y establecer zonas urbanas de bajas emisiones en todas las ciudades españolas.
  3. Acabar con los incentivos a la compra de vehículos de combustión y establecer un calendario para su prohibición.
  4. Desarrollar un Plan Industrial que atraiga las inversiones para mantener un sector competitivo como pueden ser las ayudas financieras a nuevas líneas de producción.

Estos puntos se apoyan en estos objetivos para la red de recarga:

  1. Puntos de recarga vinculada: se deben alcanzar unos de 230.000 en 2020, entre 1,2 y 1,6 millones en 2025; entre 2,4 y 3,4 millones en 2030.
  2. Puntos de recarga pública de oportunidad (carga normal): unos 4.000 en 2020, entre 40.000 y 50.000 en 2025; entre 65.000 y 95.000 en 2030.
  3. Electrolineras rápidas y semirrápidas (en centros de trabajo, centros de ocio, estaciones de servicio, garajes públicos y autopistas): 11.000 en 2020, entre 40.000 y 50.000 en 2025; entre 35.000 y 50.000 en 2030.

El transporte de mercancías terrestre

El impulso del ferrocarril de tracción eléctrica y el uso de camiones eléctricos para el transporte ligero podría reducir hasta un 50% las emisiones de este sector:

  1. Mejorar las conexiones de la red ferroviaria con los principales puertos marítimos, construir centros logísticos intermodales con las conexiones ferroviarias y equipamientos necesarios y facilitar conexiones ferroviarias a grandes fábricas y polígonos industriales. Para ello sería necesario invertir entre 10.000 y 17.000 millones de euros en el desarrollo del transporte de mercancías en los próximos 15 años para reducir el coste del transporte por ferrocarril entre el 30% y el 70%.
  2. Un millón de camiones ligeros eléctricos en 2030: incentivos fiscales para la incorporación de camiones ligeros eléctricos en las flotas y prohibir el transporte ligero de mercancías con vehículos convencionales en los núcleos urbanos a partir del año 2020.

El transporte marítimo

Las emisiones del transporte marítimo son las más difíciles de eliminar. Las que realizadas por los buques atracados en los puertos españoles equivalen (en SOx) a las producidas por 30 millones de vehículos.

Las medidas en este apartado pasan por el desarrollo de instalaciones de suministro de gas natural o eléctrico para los buques atracados, aunque la inversión necesaria es muy elevada y el coste de la alimentación eléctrica para un buque puede ser el 50% superior al del combustible convencional.


Aquí tenéis el enlace al informe completoUn modelo de transporte descarbonizado para España en 2050’

banner-corp728x90

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here