Volkswagen

El grupo automovilístico alemán Volkswagen ha ampliado de 15 a 22 millones de vehículos la previsión de producción de modelos con tecnología eléctrica para la próxima década de todas las marcas que engloba.

Según detalló la compañía durante su conferencia de prensa anual en Wolfsburg, el consorcio lanzará hasta 70 modelos eléctricos de todas sus marcas para el año 2028, 20 más que los 50 previstos inicialmente.

El objetivo de Volkswagen para 2025 es reducir un 30% la huella de dióxido de carbono (CO2) de su flota de vehículos en comparación con los niveles de 2015. En este sentido, el consorcio con sede en Wolfsburg invertirá más de 30.000 millones de euros para 2023 en la electrificación de su gama de vehículos.

En total, prevé destinar 44.000 millones de euros a la electromovilidad, conducción autónoma, nuevos servicios de movilidad y a la remodelación de sus plantas. Como parte de este monto, 11.000 millones de euros corresponderán a la marca Volkswagen, que destinará 9.000 millones a la familia ID.

La fabricación del ID. se pondrá en marcha a finales de año en la factoría del grupo Volkswagen en Zwickau (Alemania), que pasa de ser un centro de fabricación de modelos de combustión a una planta centrada en la electromovilidad.

Por su parte, Audi ensambla en la factoría del grupo en Bruselas (neutra de emisiones de CO2) el e-tron, mientras que el primer 100% eléctrico de Porsche, el Taycan, se presentará en septiembre y llegará al mercado antes de final de año.

Para impulsar su ofensiva eléctrica, la multinacional germana ha contratado a LG Chem, SKI, CATL y Samsung como proveedores de celdas de batería. Además, en vista al aumento constante de la demanda de vehículos eléctricos, Volkswagen también está estudiando la posibilidad de participar en la fabricación de celdas de batería en Europa.

Otros modelos de esta primera oleada de eléctricos del consorcio automovilístico alemán serán el ID. Crozz, el Seat e-Born, el Skoda Vision E, el ID. Buzz y el ID. Vizzion.

La compañía también transformará sus plantas alemanas de Emden y Hanover en factorías de producción de automóviles eléctricos y establecerá su segundo centro de movilidad eléctrica en el Estado federal de Baja Sajonia (Alemania).

En el Salón Internacional del Automóvil de Ginebra, el grupo Volkswagen anunció que abrirá su plataforma modular eléctrica MEB a la producción de otros fabricantes, con el objetivo de lograr una reducción “significativa” en el coste de la movilidad eléctrica mediante economías de escala. La firma alemana e.GO Mobile será el primer socio externo en utilizar la plataforma modular eléctrica de la corporación.

Producción de celdas de baterías en Europa

Para impulsar su ofensiva eléctrica, la multinacional germana ha contratado a LG Chem, SKI, CATL y Samsung como proveedores de celdas de batería. Además, en vista al aumento constante de la demanda de vehículos eléctricos, Volkswagen también está estudiando la posibilidad de participar en la fabricación de celdas de batería en Europa.

Al mismo tiempo, la compañía prevé reducir en un 50% las emisiones de CO2 de sus plantas para 2025 respecto a los niveles registrados en 2010. Según Volkswagen, la conversión de la central eléctrica de la factoría de Wolfsburg de carbón a gas reducirá las emisiones de CO2 en 1,5 millones de toneladas desde 2023 hacia adelante.

En este contexto, la multinacional ha suscrito un programa integral de descarbonización con el objetivo de alcanzar un equilibrio totalmente neutral de dióxido de carbono en todas las áreas de la compañía, desde la flota o la producción hasta la administración para el 2050. “Volkswagen está totalmente comprometido con los objetivos climáticos del Acuerdo de París”, subrayó la empresa.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here