tesla

Tesla ha detenido la mayor parte de la producción en su planta de Shanghái, debido a problemas para asegurar el suministro de piezas de sus vehículos eléctricos, según un documento al que ha tenido acceso Reuters. Se trata de un contratiempo más para la compañía, que se ha visto obligada a cesar la producción en los últimos meses como consecuencia de los repuntes del COVID-19.

En concreto, tras un cierre de 22 días, la fábrica de Shanghái volvió a reanudar su actividad el pasado 19 de abril. Ayer, la fábrica produjo menos de 200 vehículos, un descenso significativo en comparación con las 1.200 unidades que fabricaba diariamente tras la reapertura.

Según informa Reuters, Tesla tenía planeado aumentar la producción respecto a los niveles previos a los bloqueos por COVID-19, pero se ha vuelto a ver afectada por los problemas de suministro, que están poniendo a prueba a todos los fabricantes de vehículos eléctricos en China.

Caída de las ventas en China

La Asociación de Automóviles de Pasajeros de China estima que las ventas de de vehículos en China cayeron un 48% en abril, debido a los cierres por la pandemia y la limitación de acceso a los salones de exhibición de coches, lo que ha frenado el gasto de los consumidores.

La planta de Tesla en Shanghái, también conocida como Gigafactory 3, produce el Model 3 y el crossover Model Y para el mercado chino y para exportación a otros mercados.

Las autoridades de Shanghái endurecieron el confinamiento en toda la ciudad impuesto hace más de un mes. La urbe, con 25 millones de personas, es el principal centro de comercio y negocios del país.

La noticia del cese de producción por falta de suministro llega el mismo día en el que la compañía anuncia que se retirarán 130.000 unidades del mercado en Estados Unidos debido a un problema de sobrecalentamiento que puede causar un mal funcionamiento de la pantalla táctil central.

Te puede interesar

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Please enter your name here