Renting coches eléctricos
Foto cedida por Depositphotos

Aunque los coches eléctricos tienen un precio de partida más alto que los de combustión, hay muchos motivos para asumir su rápida introducción en los próximos años. Está claro que nos encontramos ante una tecnología disruptiva que permitirá reducir las emisiones contaminantes a la atmósfera. Es un hecho que la desaparición de los motores de combustión no tiene vuelta atrás porque Europa ya ha dado el visto bueno para la prohibición de su venta a partir de 2035.

Ese alto precio de compra puede suponer una traba para quienes están interesados, ya que dar el paso al coche eléctrico causa todavía mucha inquietud en cuanto al grado de autonomía. Una solución muy recomendable es la del renting de coche eléctrico, que cuenta con la ventaja de no ser la atadura que supone la compra de un coche.

Por qué apostar por el renting de coches eléctricos

Circular con un coche eléctrico es cada vez más sencillo, porque los puntos de recarga son una realidad y pueden encontrarse en lugares tan habituales como centros comerciales o en nuestra propia calle. Si bien la autonomía de un coche eléctrico puede ser más limitada, si tenemos control sobre cuáles son estos puntos de recarga en nuestro trayecto, no vamos a tener ningún problema. La eficiencia de las baterías es cada vez mayor, lo que unido a la profusión de puntos en los que recargar el coche eléctrico, hacen de él una propuesta de valor.

El modelo de renting es muy ventajoso para el usuario. En primer lugar, porque el tiempo que estamos utilizando el vehículo, generalmente 48 meses, nos produce la sensación de pertenencia. Contamos con mantenimiento incluido, seguro a terceros, sustitución de neumáticos, impuesto de circulación y de matriculación, así como la reparación de daños. Nada que no puedas tener con tu vehículo particular. La principal ventaja del renting es que permite cambiar de coche una vez finalizado el contrato, o bien, dejar de utilizar nuestro vehículo si así lo decidimos.

Este modelo, cada vez más popular y qué se ha convertido ya en algo habitual para particulares, permite disfrutar del coche que necesitemos, en este caso uno eléctrico, y así poder tenerlo durante un plazo relativamente corto y no arrepentirnos de la decisión de compra. Los coches eléctricos están llamados a revolucionar el concepto de movilidad, tras más de un siglo en el que los combustibles fósiles han sido la razón de ser de cualquier vehículo.

Esta es la razón por la cual el renting se ha ganado a pulso ser un sistema muy eficiente a la hora de solucionar nuestras necesidades de movilidad.  Cada vez es más habitual disfrutar de un coche gracias a esta modalidad, que nos da la opción de adquirir el vehículo al finalizar el contrato de renting, aunque no es lo más habitual. O, por el contrario, dependiendo de cada situación, renovar el contrato con un nuevo vehículo. Los coches eléctricos son ya una realidad totalmente implementada, y a sus innumerables ventajas medioambientales como la ausencia de emisiones o de ruidos, se une la de un mantenimiento muy económico. La flexibilidad nos desafía a apostar por el coche eléctrico, aunque tengamos todavía cierto margen de duda.

En todo caso, hay que ir haciéndose a la idea de que este modelo de propulsión tiene un prometedor futuro y forma ya parte de nuestro presente. La apuesta por el coche eléctrico supone dar un paso más hacia un modelo de movilidad sostenible y por lo tanto, producir un impacto mucho menor en el medio ambiente.

Foto cedida por DepositPhotos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí