vehículos eléctricos
An electric car charging in California
Advertisement

Hace unos días salió una noticia preocupante en TFI Global, un medio de comunicación hindú. Bajo el título “Los conductores chinos explotan al conducir coches defectuosos en medio de la ola de calor” se informaba de que, en esta ola de calor extremo, que está afectando lo mismo a China que a Europa, se estaban multiplicando los casos de vehículos eléctricos (VE) que explotan espontáneamente, lo que no sólo es un peligro para los conductores y la población en general, sino que podría suponer un grave obstáculo a la expansión de este tipo de vehículos.

Según dicha información “La ola de calor récord ha provocado un elevado número de incendios y explosiones espontáneas en los automóviles, poniendo de manifiesto los problemas de seguridad de los vehículos eléctricos en China.”

Explosiones de vehículos eléctricos

Lo cierto es que ya en el mes de abril, Caixingglobal, una de las revistas de economía más serias de China, informaba de la explosión espontánea de al menos 3 VE en China, un BYD aparcado en Wuhan, y otros Tesla y Nio en localizaciones no especificadas.

En junio, otro medio independiente, news.metal.com, afirmaba que en menos de un mes ya habían explotado de forma espontánea tres VE en Wuhan.

Y Wapcar, en abril de este mismo año, citaba que en un informe que los Datos del Departamento de Bomberos y Rescate del Ministerio de Gestión de Emergencias de China publicados el 3 de abril de 2022 se afirmaba que, en lo que va de año, ya habían explotado 640 VE. Lo preocupante es que casi el 40% de las explosiones ocurrieron cuando el vehículo estaba parado, sucediendo las demás durante el proceso de carga o tras un accidente.

El pasado seis de agosto una nueva noticia advertía a los consumidores que tuvieran cuidado al dejar sus teléfonos móviles en el interior de los coches, pues dos vehículos habían ardido a causa de la explosión de la batería de los teléfonos.

TFI Global también informa que el 24 de julio, en Fuzhou, Jiangxi, un coche particular que estaba aparcado en el arcén estalló de repente. Los vídeos muestran cómo la puerta del coche y los fragmentos de cristal salieron despedidos hacia la calle, casi golpeando a un peatón. Además, el 23 de julio se registraron otros dos incidentes de incendio de coches en Yibin (Sichuan) y Zhongshan (Guangdong), en los que los vehículos sufrieron importantes daños.

Parece ser que las altas temperaturas y las olas de calor han afectado a los vehículos eléctricos mucho más que a los que funcionan con combustibles fósiles. Pero las fotos proporcionadas por BYD tras la explosión de su vehículo en Wuhan muestran que el compartimento de la batería permanecía intacto, descartando que el vehículo se hubiera incendiado tras la explosión de la batería.

A pesar del tono marcadamente confrontacional del artículo de TFI Global, las explosiones espontáneas de VE no se han limitado solo a China, habiéndose publicado también incidentes de este tipo en Estados Unidos, Canadá, y otros países, ni los incidentes se han limitado a los vehículos eléctricos.

El 20 de mayo de este año NPR informaba que Ford había llamado a revisión a 39.000 vehículos de los modelos Ford Expedition y Lincoln Navigator después de 16 vehículos se hubieran incendiado de forma espontánea, 12 de ellos apagados y aparcados en el momento en el que surgió la explosión, y había recomendado a sus clientes que aparcaran sus vehículos en el exterior y alejados en lo posible de las construcciones.

Y en febrero de este mismo año, Bloomberg informó que habían sido llamados a revisión 500.000 vehículos fabricados por Hyundai Motor Co. y Kia Corp., la mayoría en Estados Unidos, pues los fabricantes de automóviles surcoreanos han identificado un riesgo creciente de incendio en el compartimento del motor, incluso si el vehículo está apagado, según informó la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras de EE.UU. Además, los propietarios han sido aconsejados de que deben aparcar sus coches en el exterior y lejos de otros vehículos debido a un mayor riesgo de que puedan incendiarse espontáneamente. En este caso, el riesgo se definió claramente en los componentes eléctricos y el sistema anti bloqueo de los frenos, que podían llegar a producir un cortocircuito.

En España también se ha informado de explosiones espontáneas de vehículos, pero al igual que en otras latitudes, mientras algunos consideran que es debido a la inestabilidad de las baterías de los coches eléctricos, lo cierto es que las noticias acerca de las explosiones espontáneas de vehículos anteceden a la presencia de VE en nuestras carreteras.

No hay motivos para alarmarse

No obstante la polémica está servida, y no solo en China. Lo que está claro es que los coches son máquinas cada vez más complejas con numerosos elementos eléctricos y químicos que en determinadas circunstancias pueden inflamarse, mucho más raramente de lo que los titulares alarmistas pueden hacer pensar, y producir algunos incendios o incluso explotar. Es posible que los vehículos eléctricos, dependiendo aún más de componentes eléctricos y químicos, puedan tener un riesgo de explosión un poco mayor, pero parece que de momento no hay razón para alarmarse.

Y como en todas estas situaciones, sólo una investigación detallada de cada uno de los sucesos podrá mejorar la seguridad de los vehículos y mantener la confianza de la gente en una tecnología que para muchos está llena de misterios.

Desde China, Pedro Ceinos.

Imagen: DepositPhotos.

Te puede interesar

 

 

-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí