Mazda

Mazda ha anunciado un plan para avanzar hacia la electrificación y la neutralidad de cara a 2030. Entre otras cosas, su plan se basa en tres pilares: aceleración de la electrificación; desarrollo de tecnologías de electrificación y lanzamiento de nuevos coches eléctricos; nuevas asociaciones estratégicas para el desarrollo y producción de productos con nuevas tecnologías. Además, no descarta a medio plazo invertir en la producción de baterías.


La marca ha realizado una presentación para dar a conocer sus intenciones, muy centradas en mejorar la gestión y en la transición a la electrificación. Para Mazda, la automoción vive un momento complicado y, además, hay que añadir el compromiso de neutralidad de carbono para 2050.

Especialmente, este entorno complicado se vive en Europa, con el crecimiento del mercado de vehículos eléctricos y el entorno regulatorio asociado.

Por ello, de cara a 2030, Mazda ha renovado su plan de gestión, que se divide en varias fases.

Acelerar la electrificación mediante un enfoque multi-solución

Desde ahora hasta 2024, Mazda se centrará en lograr una mayor resiliencia ante los cambios en el entorno. Para ello, se enfocará en fortalecer sus esfuerzos de desarrollo tecnológico, cadenas de suministro y reducción de costes.

Durante este tiempo, Mazda continuará acelerando la electrificación de su flota. Por tanto, lanzará productos atractivos que cumplan con las regulaciones en los respectivos mercados mediante la implementación del enfoque Mazda Multi-Solution.

La marca ha hecho mención a: el éxito en Europa del MX-30 BEV; los magníficos resultados de ventas del CX-60 PHEV, del que han vendido más de 20.000 unidades; la llegada en 2023 del MX-30 R-EV; así como de otros eléctricos posteriores, incluido el Mazda CX-80 de tres filas.

MX-30
MX-30.

Transición a la electrificación

Desde 2025 hasta 2027, a medida que las regulaciones se vuelvan más estrictas, especialmente en Europa, Mazda continuará fabricando las piezas necesarias para la transición hacia la electrificación de la gama. Esto incluirá tanto la mejora y el uso de múltiples tecnologías de fabricación y electrificación de Mazda como el lanzamiento mundial de nuevos vehículos eléctricos.

Lanzamiento de otros VE mediante asociaciones estratégicas

La tercera fase llegará hasta 2030. Mazda señala que logrará la transición gracias a alianzas en diferentes áreas.

Durante la presentación, la marca anunción acuerdos de colaboración, existentes y futuros, para el desarrollo conjunto de unidades de propulsión eléctrica altamente eficientes. Entre los socios: Imasen Electric Industrial, Ondo Corporation, Chuo Kaseihin, Hiroshima Aluminium Industry, HIROTEC Corporation, Fukuta Electric & Machinery y ROHM.

El primer paso será conseguir la electrificación de todos lo modelos para 2030. Para ello, además de los acuerdos para desarrollar tecnologías de propulsión, prevén establecer un marco de producción y suministro para coches eléctricos.

Además, han informado de otra asociación para el desarrollo conjunto de inversores, incluidos semiconductores de carburo de silicio.

En cuanto a las baterías, Mazda seguirá proveyéndose a través de sus empresas asociadas. También ha informado de un nuevo acuerdo con Envision AESC para adquirir baterías para la producción de vehículos eléctricos en Japón. A medo plazo, dado el lanzamiento de nuevos modelos eléctricos, Mazda considerará las posibilidades de invertir en la producción de baterías.

Finalmente, el fabricante ha anunciado que en paralelo continuará mejorando la seguridad de sus productos. Para ello, también desarrollará tecnologías avanzada de asistencia al conductor centradas en el ser humano. El objetivo: cero accidentes fatales causados ​​por cualquier nuevo Mazda para 2040.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí