Mazda MX-30

Mazda MX-30

He aquí el primer coche eléctrico de producción de Mazda.

El modelo tiene unos cuantos elementos que destacar, empezando, sin duda, por las sorprendentes puertas freestyle. También el hecho de que utiliza materiales ecológicos y monta una batería de tamaño adecuado que le proporciona una autonomía de aproximadamente 200 km, bastante más que los 48 km que un conductor europeo recorre de media al día.

Con el nombre, Mazda ha rescatado el prefijo MX que ya ha utilizado en varios productos diseñados y desarrollados para, en su momento, revolucionar ideas largamente asentadas en la industria del automóvil, como el MX-5.

El KODO más sostenible

“Al igual que con el resto de nuestros productos, los diseñadores e ingenieros tenían objetivos muy claros para nuestro primer vehículo eléctrico», explican desde la marca. «Este debía tener un diseño sobresaliente y ofrecer una conducción excepcional, dos cosas que son parte esencial del ADN de Mazda y que nos distinguen de nuestros competidores. Pero también tenía que hacer una contribución positiva a la reducción de las emisiones a lo largo de todo el ciclo de vida del producto”.

Esta promesa se materializa en un coche que da un paso más en la filosofía KODO, el concepto de diseño de Mazda en el que “menos es más” y que se aplica tanto al exterior como al interior de todos los coches de la casa.

En el diseño de los faros se ha empleado el mismo diseño de faros cilíndrico que en todos los demás modelos de nueva generación de Mazda, aunque con algunos rasgos específicos. En los grupos ópticos traseros, las tulipas siguen la forma de los alojamientos de las lámparas y acentúan su forma tridimensional.

El habitáculo produce la sensación de ser un espacio unificado, que fluye desde el extremo del pilar A hasta la sección trasera. El techo posee un color diferenciado y parece enmarcado en los elementos circundantes. Las puertas freestyle (la puerta trasera tiene apertura inversa) aportan al habitáculo una silueta característica y elegante, al tiempo que facilitan el acceso tanto a las plazas delanteras como a las traseras. Con unas bisagras específicamente diseñadas, permiten que las puertas delanteras se abran 82° y las traseras, 80°, facilitando la entrada y la salida del coche.

En el interior, Mazda ha apostado por materiales respetuosos con el medio ambiente: gran cantidad de piel auténtica ha sido sustituida una alternativa “vegana”. Incluso se ha empleado corcho —obtenido de forma respetuosa con el entorno— en la consola flotante central, con el objetivo de ofrecer un espacio de almacenamiento creativo.

Incorpora una pantalla táctil de 7 pulgadas en la parte frontal de la consola. Cuando el coche está encendido, la pantalla presenta los controles del climatizador e informa al conductor de que está a punto para iniciar la marcha.

Un todocamino cien por cien eléctrico

EL Mazda MX-30 es un SUV de propulsión totalmente eléctrica. tiene capacidad para cinco ocupantes

Mide casi 4,5 metros de largo y 1,8 de alto. Utiliza una batería de iones de litio con 35,5 kWh de capacidad. La autonomía oficial es de 200 km.

Puede cargarse a velocidad normal empleando corriente alterna o con un cargador rápido de corriente continua; el modelo es compatible con cargadores de corriente continua de los estándares CHAdeMO o COMBO. Además, también admite recarga de corriente alterna hasta 6,6 kW.

Precios

Se espera que el Mazda MX-30 salga a la venta en la segunda mitad de 2020, pero ya se pueden reservar las primeras unidades.

El primero en llegar será el Mazda Cx-30 First Edition, que se comercializa desde 34.590 euros, por lo que la firma cumple con el precio inferior a 40.000 que prometió cuando lo presentó.

34 590€
Tecnología Eléctrico 100%
Marca Mazda
Autonomía 200 km
Capacidad Batería 35,5 kWh
Tiempo de recarga a 3,7 kW -
Carga rápida -
Potencia máxima kW/CV 105 kW / 143 CV
Categoría 4x4 SUV
Plazas 5
Anchura 1.795 mm
Longitud 4.395 mm
Peso -
Volumen maletero -