Madrid no prohibirá los vehículos diésel en 2025
Madrid no prohibirá los vehículos diésel en 2025

Tal y como anunciamos el pasado domingo en Movilidad Eléctrica, el Consejo de Ministros ha aprobado el proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Ecológica. Queda ahora que el Congreso le dé el visto bueno, ante lo cual, es posible que el texto sufra modificaciones.

Tal cual está redactado a día de hoy, el texto legal fija como objetivo que España sea un país neutral en emisiones en 2050. Significa esto que las emisiones de dióxido de carbono se reducirán todo lo posible, mientras que las emisiones imprescindibles serán compensadas por medios naturales (bosques, por ejemplo) y tecnológicos.

La hoja de ruta para alcanzar esa neutralidad climática queda como sigue:

  • Antes de mitad de siglo, el sistema eléctrico de España tiene que ser 100% renovable
  • En 2030, las emisiones del conjunto de la economía española deberán reducirse en al menos un 20% respecto al año 1990. Se trata de un objetivo coherente con el aumento de ambición que se ha fijado la Comisión Europea: una reducción en 2030 de entre el 50% y el 55% de las emisiones respecto a los niveles de 1990
  • Al finalizar la próxima década, como mínimo 35% del consumo final de la energía deberá ser de origen renovable. En el caso del sistema eléctrico, la presencia renovable en 2030 deberá ser de al menos un 70%
  • Las medidas de eficiencia energética tendrán que reducir el consumo de energía primaria en, al menos, un 35%

Las medidas de la Ley de Cambio Climático para una movilidad sostenible

El proyecto de Ley de Cambio Climático contempla numerosas medidas encaminadas a impulsar el uso de energías cien por cien renovables. También pone atención a cómo llevar a cabo de manera rápida y eficaz la transición de la movilidad actual hacia una movilidad sostenible.

Aunque en un principio el Gobierno habló de prohibir la fabricación de vehículos de propulsión (diésel y gasolina) a partir de 2040, el texto final dulcifica esa decisión eliminando la palabra prohibición y colocando en su lugar medidas de impulso a energías más eficientes.

Textualmente: “de acuerdo con la normativa europea, adoptarán medidas necesarias para que los turismos y vehículos comerciales ligeros nuevos, excluidos los matriculados como vehículos históricos, no destinados a usos comerciales, reduzcan paulatinamente sus emisiones, de modo que no más tarde del año 2040 sean vehículos con emisiones de 0gCO2/km”.

A día de hoy, solo los coches eléctricos y los de pila de combustible cumplen el requisito de ser cero emisiones.

Una nueva familia de coches pequeños eléctricos entraría en la marca ID.1 de Volkswaggen.

 

Zonas de bajas emisiones

Entre las medidas largamente anunciadas y que sí queda reflejada en el proyecto de ley tal cual había sido adelantada está la obligación de crear zonas de bajas emisiones en municipios con más de 50.000 habitantes.

“Los municipios de más de 50.000 habitantes y los territorios insulares introducirán, en la planificación de ordenación urbana, medidas de mitigación que permitan reducir las emisiones derivadas de la movilidad, incluyendo la implantación de zonas de bajas emisiones no más tarde de 2023; acciones para facilitar los desplazamientos a pie, en bicicleta u otros medios de transporte activo; y la mejora y fomento del uso de la red de transporte público”, reza el texto legal. “También se deberá impulsar la movilidad eléctrica compartida y el uso de medios de transporte eléctricos privados”.

calidad del aire

El proyecto concreta que cualquier medida que suponga una regresión de las zonas de bajas emisiones ya existentes deberá contar con el informe previo del MITECO y del órgano autonómico competente en materia de protección del medio ambiente.

Impulso a la instalación de puntos de carga

El firme compromiso del Gobierno con la movilidad eléctrica ha quedado patente en las últimas semanas con el anuncio del Plan Moves 2020, primero, y de que las ayudas a la compra de coches eléctricos se mantendrán hasta 2025, después.

El proyecto de Ley de Cambio Climático contempla un importante impulso a la red de puntos de carga para coches eléctricos, no solo en gasolineras. En los próximos años será obligatoria la instalación de cargadores en:

  • estaciones de servicio con mayor volumen de venta, que representan en la actualidad el 10% de la red
  • edificios de nueva construcción
  • edificios existentes y de uso distinto al residencial privado que cuenten con una zona de uso aparcamiento con más de veinte plazas

 

Además, el Gobierno habilitará un Punto de Acceso Nacional de información sobre puntos de recarga en tiempo real.

 

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here