La Fábrica Transparente (Gläserne Manufaktur) de Volkswagen en Dresde será uno de los centros de ensamblaje del I.D., el nuevo concepto eléctrico de la marca alemana que sustituirá al e-Golf a partir de 2020. Según Christian Senger, jefe de producto de movilidad eléctrica de VW,  la familia de modelos I.D. significará una ruptura tan importante en la historia de Volkswagen como lo fueron en su día el Beetle y el Golf.

Que Volkswagen va retrasado en la carrera del vehículo eléctrico es un hecho. Basta con mirar de reojo a las ventas de turismos eléctricos en España y comprobar como ocupa el sexto puesto en eléctricos 100% con su e-Golf. Sin embargo, la carrera no ha hecho más que comenzar, y Volkswagen ya ha sentado las bases de lo que será su familia de eléctricos denominada I.D.

Nos los hizo saber en una cuidada presentación en la Fábrica Transparente de Dresde, un extraordinario edificio diseñado por Gunter Hehn, donde se puede visitar la planta de ensamblaje del e-Golf.

La batería modular ofrecerá autonomías de hasta 550km en ciclo WLTP

Volkswagen ya tiene una plataforma eléctrica denominada MEB (Modular Electrification Toolkit), que servirá de base escalable para el desarrollo de la familia I.D., y el diseño previo de la batería modular que ofrecerá autonomías de hasta 550km en ciclo WLTP. Además, gracias al acuerdo con otros fabricantes del sector, forma parte de IONITY, que proveerá de estaciones de carga rápida a toda Europa. Recientemente os informábamos de un acuerdo con CEPSA para la instalación de 100 puntos en España y Portugal.

Plataforma MEB

Como ya os contábamos, MEB será una plataforma escalable que se podrá dimensionar para dar cabida hasta 27 modelos en 2022. Los más próximos en comercialización serán el I.D. y el I.D. SUV que llegarán en 2020. El habitáculo del I.D. será similar al de un Passat y no tendrá pilar B, de tal forma que se mejorará tanto el acceso al vehículo como la visibilidad. El espacio interior se mejora con respecto a un combustión ya que el motor eléctrico se sitúa en el eje trasero junto con la caja de cambios y permite avanzar el salpicadero.

Además, la relación entre las distancias entre ejes excepcionalmente grandes y la longitud total, así como los voladizos cortos resultantes es francamente revolucionaria. Esto es posible gracias a que en la MEB no hay un motor de combustión que requiera su colocación en la parte delantera, por lo que los ejes pueden desplazarse más al exterior.

Finalmente, las baterías, situadas longitudinalmente en la parte inferior de la plataforma harán que la posición de los asientos sea más elevada.

Volkswagen pretende iniciar una nueva era de la propulsión eléctrica basada en una plataforma que le permita generar una economía de escala similar a la MQB, que tanto éxito le ha dado. La plataforma modular transversal (MQB) se ha utilizado para fabricar unos 55 millones de vehículos en todo el mundo, no solo para Volkswagen sino para el resto de marcas del grupo Audi, Seat, y Skoda.

Precio del Volkswagen I.D.

Comentaba Christian Senger que Volkswagen quiere popularizar el vehículo eléctrico y fabricar un millón de vehículos en un plazo de cinco años. Para ello debería estar muy por debajo de los 38.500 euros (sin incluir ayudas) que cuesta el Volkswagen e-Golf. Así, un primer escalón del I.D. con autonomía de 330 km. debería salir por unos 27.000 euros al contado (sin incluir ayudas).

El I.D. debería salir con un precio de unos 27.000 euros para romper el mercado

No obstante, la idea de Volkswagen para su comercialización es la de incluir un pack en el que entre la garantía de la batería, el mantenimiento, la instalación del punto de carga, e incluso la comercialización de la energía. De esta forma, según Senger, el coste final del I.D. será comparablemente más económico que un vehículo de combustión de iguales prestaciones.

 

Batería

Volkswagen Konzern Komponente suministra actualmente las baterías de los modelos eléctricos actuales: e-up! y e-Golf, así como los modelos híbridos enchufables Golf GTE, Passat GTE y Passat Variant GTE.

Brunswick, la fábrica donde se montan los sistemas de batería y de propulsión, está ampliando actualmente su línea para producir en el futuro hasta medio millón de baterías anuales. Además, en Salzgitter, se está construyendo una línea piloto para la producción de celdas de batería, y Kassel se está reestructurando para la producción de propulsiones eléctricas. El total de inversión es de 1.300 millones de euros.

El total de la inversión en movilidad eléctrica será de de 1.300 millones de euros.

El nuevo sistema de batería del I.D. podrá disponer de diferentes capacidades y por tanto de diferentes precios, en función de las necesidades del usuario. Entre las ventajas adicionales se encuentran la optimización del peso (gracias a una carcasa de aluminio), la adaptabilidad de distintos tipos de celdas, así como una refrigeración integrada por agua. Además, Volkswagen ha conseguido aumentar la potencia de carga hasta los 125 kW. y por tanto reducir tiempos en puntos de carga rápida como Ionity. La recarga de la batería podrá ser realizada mediante conector mennekes en corriente alterna (recarga vinculada), o mediante CCS combo en corriente continua (carga rápida).

La batería MEB contará con un estructura de protección sólida contra choques, una carcasa de aluminio, y una refrigeración integrada. Sus celdas de batería individuales estarán vigilados por los Cell-Controllers, o unidades de control para la tensión, la corriente y la temperatura. Por otro lado el Cell-Balancing garantizará una carga ecuánime durante la recarga diaria de la batería. Volkswagen promete un menor peso y una mayor densidad energética que irá aumentando en los próximos años. Además, se podrá dar otro salto cuántico en la segunda mitad de la próxima década con el uso de las celdas de estado sólido.

Propulsión

La propulsión de cero emisiones del I.D. se compone básicamente del motor eléctrico integrado en el eje trasero que incluye el motor y la caja de cambios, una batería de alto voltaje dispuesta de forma compacta en los bajos del vehículo y los grupos adicionales integrados en el frontal del vehículo.

El módulo electrónico de potencia y control para propulsión eléctrica convierte la corriente continua (CC) almacenada en la batería en corriente alterna (CA). A través de un convertidor CC/CC se abastece el sistema electrónico de a bordo con 12 V.

El motor eléctrico del I.D. Conceptcar presentado en 2016 en el Salón del Automóvil de París desarrollaba una potencia de 125 kW / 170 CV. El prototipo de I.D. acelera de 0 a 100 km/h en menos de ocho segundos y alcanza una velocidad máxima de 160 km/h. Para el I.D. de 2020 se prevé poder modificar la potencia y la capacidad de la batería, tanto alza como a la baja. El espectro de autonomía del I.D. según la norma WLTP (Worldwide Harmo-nized Light-Duty Vehicles Test Procedure) se encuentra entre 330 y 550 km.

Futuro de la movilidad eléctrica de Volkswagen

Según palabras de Christian Senger, Volkswagen no tiene la intención de transformar toda la producción en eléctrica. “Hay que esperar al menos hasta 2030 para ver cómo evolucionan las ventas”. Su idea es seguir fabricando modelos de combustión cada vez más limpios y que convivan con la movilidad eléctrica.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here