Un grupo de investigadores del Centro Zaragoza ha diseñado una manta que permite apagar sin agua y en cuestión de segundos el fuego que se puede originar en un coche eléctrico.

Uno de los mayores retos a los que se enfrenta la posventa a día de hoy es la llegada de los coches eléctricos. Los talleres han asumido el desafío y forman a sus empleados y adquieren los equipos necesarios para llevar a cabo las labores de reparación de los enchufables (que son menos que las de los vehículos de propulsión sí, pero también las hay).

Entre las dudas que surgen está saber qué hacer en caso que se produzca un incendio en un coche eléctrico. Mucha gente piensa que es más probable y peligroso (por aquello de que está más cableado), pero lo cierto es que el riesgo es menor en un enchufable.

Desde la Fundación Mapfre explican que apagar el fuego de un coche eléctrico es totalmente diferente a hacerlo en uno de gasolina o diésel. “Esto se debe a que la estructura de la batería se puede dañar y producirse lo que se conoce como escape térmico que provoca un sobrecalentamiento y comienzan a arder todos los elementos que se encuentran alrededor, incluidas las celdas de iones que se pueden contar por miles”.

Apagar el fuego de un coche eléctrico con una manta

Como centro de investigación, Centro Zaragoza ha estado muy activo en el desarrollo de soluciones para los nuevos desafíos en el sector del automóvil.

En colaboración con la empresa Bridgehill de Noruega y con los Bomberos del Ayuntamiento de Zaragoza, el centro de investigación ha desarrollado un innovador sistema de extinción de incendios basado en una manta de grandes dimensiones que extingue el fuego eliminando el aporte de oxígeno.

Esta manta también aísla de la radiación que emite el fuego evitando su propagación y la inhalación de humos tóxicos. Además, permite apagar incendios sin necesidad de utilizar agua que diluye elementos muy contaminantes y tóxicos de la combustión de los vehículos que pueden filtrarse al subsuelo.

En este vídeo, puedes ver cómo funciona:

La prueba se inició con éxito, pudiéndose reproducir el fenómeno escape térmico en la batería del vehículo.

Como ya hemos explicado, este fenómeno se caracteriza por pequeños fuegos y explosiones que se producen y escuchan en la batería entre cada 2 – 15 segundos, y que se propagan de una celda a otra, pudiéndose extender durante 24 horas.

A continuación, se cubrió el vehículo con la manta y se comprobó cómo, en cuestión de pocos segundos, la temperatura descendió de más de 1.000º C a apenas 120 º C en la superficie del vehículo.

Tras cubrir el vehículo, y extinguir el fuego, a los pocos minutos se retiró la manta para demostrar cómo se reinicia el incendio en un vehículo de estas características. La manta es capaz de soportar estas altas temperaturas durante horas, lo que la hace adecuada para cualquier tipo de vehículo: eléctricos, híbridos o convencionales.

Se venderá en España

Centro Zaragoza y Bridgehill han decidido iniciar la comercialización en España de las mantas que consideran no sólo es un avance muy importante para extinguir incendios de un modo amigable con el medioambiente, sino también una importante herramienta para prevenir la propagación de incendios antes de la llegada de los servicios de bomberos.

 

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here