LG Chem triplicará la producción de baterías en Polonia

La planta de LG Chem en Polonia aumentará la previsión de  producción de baterías para vehículos eléctricos de 100.000 a 300.000 unidades, en vista de la respuesta de los fabricantes europeos para la electrificación de su flota ante las nuevas normativas de emisiones de la UE.

La planta de fabricación de baterías que LG Chem tiene en Wroclaw en Polonia ha sido proyectada para suministrar baterías a 100.000 vehículos eléctricos al año. La inversión de 1.380 millones de euros finalizará en 2018. La nueva planta europea aumentará la capacidad de producción de forma global en un 50% y producirá las nuevas células NCM 811 cuya industrialización está prevista para el próximo año en otras fábricas de la compañía: Corea del Sur, Estados Unidos y China.

Sin embargo LG Chem está observando los movimientos del mercado europeo. Las multimillonarias inversiones por parte de los fabricantes del viejo continente responden a las nuevas normativas de emisiones y a la cada vez menor demanda del diésel por parte de los compradores. La multinacional coreana está planeando triplicar la capacidad de producción anunciada para la planta europea.

La producción aumentaría hasta las 300.000 unidades probablemente para principios de la próxima década. Para ese momento se anuncia una de las mayores avalanchas de modelos en el mercado que coincide con las restricciones impuestas por la unión Europea para las emisiones.

Localización de las plantas de fabricación de baterías de LG Chem
Localización de las plantas de fabricación de baterías de LG Chem

LG Chem tiene en Europa uno de sus mayores mercados de baterías para vehículos eléctricos. Volkswagen ya ha anunciado que los coreanos han sido elegidos dentro de su grupo de proveedores, junto a Samsung SDI y CATL. Renault también cuenta con las baterías de LG Chem para su Zoe y, es probable, que el nuevo Nissan Leaf, en su versión de 60 kWh, lleve monte las baterías del fabricante coreano.

También Samsung SDI, el principal rival de LG Chem, tiene operativa su primera fábrica de baterías para coches eléctricos en Goed, a 30 kilómetros de Budapest. Es capaz de proporcionar baterías para 50.000 vehículos eléctricos al año.

Los fabricantes coreanos ven en el mercado europeo mayor potencial de expansión que en el chino o en el norteamericano. El mercado chino de vehículos eléctricos es el más importante del mundo pero sin embargo su gobierno favorece a las empresas nacionales frente a las extranjeras. Es muy posible que CATL y BYD encabecen el mercado en los próximos años. Por otro lado la inversión en Estados Unidos es arriesgada, dada su situación política. Su presidente, Donald Trump, no apoya ni la movilidad eléctrica ni las energías renovables y tampoco se descarta que, en caso de cambiar de opinión, no sean las empresas nacionales las favorecidas por delante de las extranjeras.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here