Una disputa legal entre Citroën y Polestar impedía a esta última vender sus coches eléctricos en Francia. Ahora ambas compañías han llegado a un acuerdo que abre el mercado francés a los suecos. Las condiciones no han trascendido

Difícil era, hasta ahora, ver un Polestar circulando por calles y carreteras de Francia. Y el que lo hacía era matriculado en otro país.

Esta era (en pasado) así, no solo porque la marca sueca lleve poco tiempo en el mercado y tenga solo un modelo disponible, sino porque, hasta ahora, su venta estaba vetada en Francia.

La razón por la que Polestar no podía vender coches en Francia

Para entender por qué Polestar no podía vender coches en Francia hay que remontarse dos años atrás.

En 2020, el Grupo PSA (ahora integrado en Stellantis) denunciaba a la marca sueca porque el diseño de su logotipo era muy similar al de Citroën y DS.

La justicia francesa falló a favor del fabricante nacional. No solo admitió que los logotipos de ambas marcas tenían un “parecido razonable”; además, sancionó a Polestar con una multa de 150.000 euros y perjuicios y paralizó la comercialización de sus productos en Francia.

Citroën C4, uno de los 7 finalistas al "Car of the Year 2021".

La sentencia obligaba también a la compañía sueca a incluir una advertencia en su página web indicando que “el acceso al sitio de Polestar no es posible para el público francés debido a restricciones territoriales en el uso de marcas registradas francesas n ° 016898173 y n° 01689532”.

Es cierto que, en aquél momento, la marca nacida de Volvo no operaba en el mercado francés, pero supuso un duro revés para sus planes de expansión por Europa.

Parecidos razonables

El Grupo PSA denunció que el logotipo de Polestar era demasiado parecido al que lucen los modelos de Citroën y DS.

Polestar se convirtió en filial de Volvo en 2017 y estrenó logotipo un año después. Los responsables del diseño explicaron que era la representación de una estrella estilizada como reflejo del nombre de la marca.

Al Grupo PSA no le convenció esta explicación. Para ellos, el logotipo de Polestar son dos chevrones (figura que simboliza a Citroën desde 1919) colocados el uno frente al otro.

Logo de la marca

La sentencia considera que Polestar no ha querido copiar la imagen de Citroën, pero sí que “ha dañado la reputación de las marcas francesas”.

Con el apoyo de los tribunales de su país de origen, Citroën intentó repetir la batalla legal en Bruselas para que Polestar no pudiera utilizar su logotipo en toda Europa. Aquí fracasó; mientras que Polestar le acusaba de copiar el diseño de las llantas algunas versiones de su gama en varios mercados europeos”.

Caso cerrado

A juzgar por tantos enfrentamientos, parecía complicado que ambas compañías llegasen a un entendimiento, pero así ha sido.

Según publica el diario Le Monde, Polestar y Citroën han llegado a un acuerdo que permitirá que el Polestar 2 y los próximos modelos eléctricos de la casa sueca salgan a la venta en el mercado francés.

Lo confirma un portavoz del grupo francés que asegura que “las denuncias han sido retiradas, el caso está cerrado”. Por el momento, no han trascendido las condiciones del acuerdo.

-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí