Ford

La fuerte demanda de vehículos eléctricos de Ford ha hecho que el fabricante tome una serie de iniciativas. Sus objetivos: que la tasa de crecimiento anual compuesto de los vehículos eléctricos supere el 90% hasta 2026; conseguir una producción anual de 600.000 vehículos eléctricos a finales de 2023 y de 2 millones para 2026; alcanzar una capacidad anual de baterías de 60 GWh para apoyar la producción de eléctricos.


Ford planea invertir más de 50.000 millones de dólares (cerca de 50.000 millones de euros) en vehículos eléctricos hasta 2026. Además, y con todo lo referido, espera llegar a que la mitad de su producción global sea de eléctricos en 2030 y conseguir la neutralidad para 2050.

Una de las primeras medidas está en la actualización de la planta de Ford en Colonia. Se está preparando para producir vehículos eléctricos desde 2023. Esto incluye la construcción de un nuevo edificio de 2.500 metros cuadrados que albergará la nueva y eficiente línea de pre-recubrimiento en cinco plantas.

Además, las instalaciones contarán con nuevas soluciones de eficiencia energética. Está previsto un ahorro de más de 2.000 toneladas de CO2 y más de 2.600 MWh de energía eléctrica al año.

Se espera que el primer vehículo eléctrico de pasajeros salga de la línea de producción de Colonia en 2023. Además, la construcción de un segundo modelo eléctrico a partir de mediados de 2024. Ford prevé que el volumen anual de la nueva planta alcance los 200.000 vehículos al año.

600.000 vehículos eléctricos

Ford planea alcanzar un índice de circulación de 600.000 vehículos eléctricos en todo el mundo para finales de 2023 con los siguientes modelos:

  • 270.000 Mustang Mach-E para Norteamérica, Europa y China
  • 150.000 F-150 Lightnings para Norteamérica
  • 150.000 Transit eléctricas para Norteamérica y Europa
  • 30.000 unidades de un nuevo SUV para Europa, cuyo ritmo de producción aumentará considerablemente en 2024.

Ford y las baterías para VE

Ford está añadiendo la química de las celdas de litio-ferrofosfato (LFP) a su cartera, junto con la química existente de níquel-cobalto-manganeso (NCM). Esto permite: añadir capacidad para productos de alta demanda; proporcionar a los clientes muchos años de funcionamiento con una mínima pérdida de autonomía; reducir la dependencia de minerales críticos escasos como el níquel; teniendo en cuenta los costes actuales, ahorrar entre el 10 y el 15% en la factura de materiales para Ford frente a las baterías de NCM.

En consecuencia, la compañía ha asegurado el 100% de la capacidad anual de células de batería necesaria -60 gigavatios hora (GWh). Así, apoyará el ritmo de funcionamiento de 600.000 vehículos eléctricos, trabajando con las principales compañías de baterías de todo el mundo.

Ford Mustang Mach-e
Ford Mustang Mach-e

Acuerdos de Ford

CATL proporcionará los paquetes de baterías completos (LFP). La flexibilidad de la arquitectura de vehículos eléctricos de Ford permite la incorporación eficiente de la tecnología prismática de célula a paquete de CATL. Además, proporciona capacidad incremental rápidamente para escalar y satisfacer la demanda de los clientes.

Asimismo, Ford está aprovechando su conexión con LG Energy Solution (LGES) y su relación estratégica con SK On. EN esa línea, espera cumplir su objetivo de capacidad de baterías para finales de 2023.

Con los acuerdos realizados, Ford ha obtenido aproximadamente el 70% de la capacidad de células de batería que necesita para alcanzar un ritmo anual de más de 2 millones de vehículos eléctricos a finales de 2026.

Materias primas

Igualmente ha llegado a acuerdos directos con importantes colaboradores mineros para el abastecimiento de materias primas. Ya ha conseguido asegurar el níquel necesario para 2026 y más allá.

Así, ha firmado memorandos de entendimiento no vinculantes con diferentes empresas de todo el mundo para asegurar el suministro, no sólo de níquel, sino de otras materias primas, como litio o cobre.

Demanda de vehículos eléctricos

Por primera vez, la mayoría de los consumidores con intención de comprar un coche en los próximos dos años elegirán un eléctrico o híbrido. Esto supone un 11% más que el año pasado y un 22% más que en 2020, según un estudio publicado por EY.

Entre los propietarios de vehículos comerciales que aún no utilizan vehículos eléctricos, el 60% de los gestores de flotas de Estados Unidos afirmaron en una encuesta de Ford Pro que tienen previsto añadir vehículos eléctricos a sus operaciones en un plazo de dos años.

Las reacciones a los vehículos eléctricos de Ford están siendo de lo más positivo, según indican la investigación del propio fabricante.

Para estimular aún más la demanda, Ford está trabajando para hacer que los vehículos eléctricos sean accesibles a millones de personas. En consecuencia, aborda las barreras de entrada como la carga, el coste y la mejora de la experiencia de compra del cliente de vehículo eléctrico.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí