El nuevo Ferrari SF90 Spider es un híbrido enchufable descapotable de 1.000 CV de potencia que llega para convertirse en el nuevo referente por prestaciones e innovación en la gama de modelos de la marca del cavallino rampante, así como en la industria del motor.

“Todo está pensado para que conductor y vehículo sean uno: dos cuerpos, un alma para descubrir la esencia definitiva de la emoción al volante en estado puro. Una experiencia que no olvidarás jamás”. Bonita presentación la que hace Emanuele Carando, jefa de Marketing de Producto de Ferrari sobre el nuevo SF90 Spider.

El Ferrari SF90 Spider se ha desvelado este jueves en un evento digital. De él, hay muchos aspectos que destacar, pero tres son los que copan todos los titulares: es un híbrido enchufable, tiene techo retráctil y 1.000 CV de potencia.

Ferrari SF90 Spider, con tres motores eléctricos

Como híbrido enchufable que es, combina un motor de combustión con dos eléctricos ubicados en la parte delantera y un tercero, también eléctrico, en el eje trasero. Este último se ha desarrollado en base a la experiencia acumulada por Ferrari en la Fórmula 1.

Esta combinación ofrece una potencia máxima conjunta de 1.000 CV, de los que el motor de combustión, un gasolina V8 turbo, aporta 780 CV (60 CV más que cualquier otro V8 fabricado por Ferrari) y los eléctricos 162 kW.

Las prestaciones al nivel que se espera de Ferrari (o más): acelera de 0 a 100 km/h en 2,5 segundos; desde ahí llega a 200 km/h en siete segundos; y alcanza una velocidad máxima de 340 km/h.

Toda esta caballería se gestiona a través de una caja de cambios tipo F1, de doble embrague y ocho marchas.

También ha supuesto un esfuerzo extra de los ingenieros para endurecer el chasis y que este sea capaz de resistir las tensiones derivadas de la nueva unidad de potencia y la introducción de la tracción total, sin que esto suponga un incremento de peso. El resultado: chasis completamente rediseñado con un incremento de su rigidez de un 30% respecto a las plataformas anteriores.

Tres tracciones

El Ferrari SF90 Spider ofrece tres modos de gestión de potencia:

  • eléctrico: la potencia se envía solo al eje delantero
  • híbrido: actúan el motor de combustión y el eléctrico del eje trasero al mismo tiempo
  • híbrido 4WD: el controlador activa el eje delantero eléctrico a demanda para la tracción en las curvas y la recuperación de energía durante el frenado

En modo eléctrico, el Ferrari SF90 Spider puede recorrer 25 km. La energía se almacena en una batería de 7,9 kWh de capacidad.

Diseño

El nuevo Ferrari SF90 Spider mide 4,70 metros de largo, 1,97 metros de ancho y 1,19 metros de alto.

Del diseño frontal destacan las tres tomas de aire para enfriar los motores eléctricos (delanteros) y térmico (lateral), los faros con tecnología Matrix Led y una zaga dominada por escapes altos. En la parte trasera monta una luneta de cristal, que es regulable en altura eléctricamente para garantizar un confort óptimo de uso a cielo abierto, incluso a altas velocidades, en las que la carga aerodinámica puede tener dos configuraciones: baja resistencia o alta carga.

Mientras que, en el interior, la instrumentación es digital (cuando el vehículo está apagado es de color negro para dar un toque minimalista), con una pantalla central de 16 pulgadas curvada hacia el conductor, un volante con controles multitáctiles y una puerta de selección de las marchas que diseñada como una rejilla digitalizada.

Abierto al cielo

Dejamos para el final uno de los puntos fuertes del Ferrari híbrido enchufable: el techo rígido retráctil que, gracias a su doble curvatura, ofrece aislamiento térmico y acústico en configuración cerrada, ausencia de deformaciones a altas velocidades y la máxima habitabilidad.

El techo se abre y se cierra en 14 segundos, incluso con el coche eléctrico en marcha, gracias a su sistema compacto, que se ha mejorado desde que apareciera en 2011 con el 458 Spider.

El volumen que ocupa es de 100 litros, frente a los habituales 150-200; y en su fabricación se ha empleado aluminio, lo que ha permitido un ahorro de unos 40 kilogramos en comparación con los techos duros tradicionales.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here