Gigafactoría. Fabricación del Model 3 en Tesla Shanghái. Foto: Reuters.
Fabricación del Model 3 en Tesla Shanghái. Foto: Reuters.

Elon Musk ha decidido que la fábrica de Tesla en California recupere su actividad a pesar de que las medidas contra el COVID-19 establecen lo contrario. A pesar de la amenaza de sanción, el CEO de Tesla sigue adelanta con el apoyo del mismísimo Donald Trump

Oficialmente, las fábricas de coches siguen paradas en buena parte de Estados Unidos como parte de las medidas impuestas para frenar la expansión del coronavirus. Elon Musk no está nada de acuerdo con esta decisión por lo que el pasado lunes anunció que la fábrica de Tesla en California volvía a la actividad, por su cuenta y riesgo.

El CEO de la compañía afirmó estar dispuesto a ser arrestado por violar la prohibición de ese condado de que reanude las operaciones. “Tesla está reanudando su producción hoy contra las normas del condado de Alameda. Yo estaré allí junto con los demás. Si alguien es arrestado, pido que sea solo yo”, dijo Musk en Twitter.

Elon Musk contra las medidas para frenar el COVID-19

En las últimas semanas son varias las ocasiones en las que Elon Musk ha calificado las medidas de confinamiento adoptadas por las autoridades estadounidenses para ralentizar la propagación de COVID-19 de “fascistas”.

A través de su perfil personal de Twitter (el que parece ser su canal oficial de comunicación), Musk amenazó con trasladar la sede de la compañía a Texas y/o Nevada si no obtenía permiso para retomar la actividad en California. También avisó de que denunciaría al director interino de Salud de Alameda, que ha optado por mantener el confinamiento en el condado.

Gigafactoría de Tesla en Shanghái. Foto: Reuters.

A pesar de lo declarado por Musk, el gobernador de California, Gavin Newsom, ha dejado que cada localidad decida si mantener o no las órdenes de confinamiento.

Esta libertad de decisión ha permitido que, tras ocho semanas de parón forzado por la pandemia de COVID-19, los tres principales fabricantes de automóviles estadounidenses, General Motors, Ford y Fiat Chrysler (FCA), han empezado a prepararse para reanudar su producción de vehículos en EE.UU. y Canadá a partir del 18 de mayo.

La fábrica de Tesla en Freemont abre con el apoyo de Donald Trump

La decisión de Elon Musk de ignorar las órdenes de las autoridades y reanudar el montaje de vehículos en la factoría de Freemont ha tenido consecuencias. Según publica un periódico local, las autoridades del condado han ordenado por escrito a los responsables de la fábrica que cesen las operaciones.

El CEO de Tesla cuenta con el apoyo del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que ha tomado partido por Musk en Twitter: “California debería permitir a Tesla y Elon Musk abrir la planta AHORA. Puede hacerse de forma rápida y segura”, ha dicho Trump.

Musk ha respondido a Trump con un “¡gracias!” y un “no es frecuente que el gobernador de California y el presidente estén de acuerdo”.

También en Twitter, Musk dijo que el lunes fue “perfecto” en la factoría de Fremont, donde trabajan unas 10.000 personas y que estaba cerrada desde el 23 de marzo. Al parecer el empresario habría enviado un correo electrónico a sus empleados para agradecerles la reanudación de la producción en la factoría.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here