Los deseos de los cientos de trabajadores de la Zona Franca están a punto de hacerse realidad. Sus empleo están (casi) garantizados gracias a la entrada del Grupo Punch, una compañía belga que garantiza el futuro de la planta de Nissan en Barcelona con un sólido proyecto que incluye la fabricación de una pick up de hidrógeno caliente.

PUNCH ha presentado hoy en Barcelona su firme apuesta por llevar a las plantas de la Zona Franca, Sant Andreu y Montcada su innovadora tecnología cero emisiones. El plan de la compañía generará 2.000 puestos directos y mantendrá la red actual de proveedores locales de Nissan con una inversión de 650 millones de euros hasta el 2027 en instalaciones, productos y tecnología de hidrógeno y baterías.

H2-ICE, una pick up de hidrógeno caliente

La piedra angular del proyecto del grupo belga en Barcelona es un concept car con tecnología H2-ICE (Hydrogen Internal Combustion Engine) o hidrógeno caliente.

Advertisement

El motor H2-ICE presentado en el día de hoy ha sido desarrollado en el Centro PUNCH R&D de Turín y está basado en unas adaptaciones sobre un motor diésel convencional, variando el sistema de inyección de combustible, el sistema de encendido, la adaptación de un módulo de control de motor y software específico y la inyección directa de hidrógeno en la cámara de combustión.

pick up electrica

La pick up de hidrógeno se fabricaría en las plantas catalanas de Nissan en combinación con otros vehículos comerciales ligeros con tecnología de baterías. “Con este acto, PUNCH demuestra su firme apuesta por Barcelona y su capacidad para garantizar un presente y futuro próximo de éxito construido sobre una fuerte inversión en tecnología de cero emisiones y aprovechando la experiencia y cualificación de la fuerza de trabajo y la base de proveedores existente en la actualidad en las plantas catalanas”, afirman los responsables del grupo belga.

El Grupo PUNCH

PUNCH es un grupo independiente con 40 años de experiencia en la industria automovilística y tecnológica, propiedad de la familia Dumarey de Bélgica.

El grupo cuenta en la actualidad con 1.750 trabajadores en sus siete instalaciones en Europa y Asia, con una facturación anual de más de 500 millones de euros.

El porfolio de PUNCH abarca desde transmisiones automáticas y reductoras para eAxles, motores y sistemas de control, sistemas de almacenamiento y recuperación de energía cinética hasta piezas de chasis de aluminio forjado.

PUNCH concentró su experiencia existente en torno al hidrógeno mediante la creación de PUNCH Hydrocells, que tiene como objetivo el desarrollo, suministro e integración de sistemas de almacenamiento de energía y propulsión basados ​​en hidrógeno, reforzando el compromiso del grupo PUNCH con la tecnología Zero Emission. La base de clientes de PUNCH incluye fabricantes de equipos originales y proveedores de automóviles de renombre como General Motors, BMW, Jaguar Land Rover, TATA, SAIC, Changan, ZF o Marelli, por nombrar algunos.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here