La Dirección General de Tráfico ha aprobado una serie de modificaciones en el Reglamento General de Circulación entre las que figura la reducción de la velocidad en vías urbanas. Los cambios entran en vigor el 11 de mayo. Vamos a repasar cómo cambian los límites de velocidad en ciudad y cuáles serán los máximos permitidos según el tipo de vía

La reducción de la velocidad máxima permitida en ciudad no es una cuestión medioambiental, aunque sí se espera que tenga un impacto positivo en las emisiones. Según el informe de recomendaciones del Grupo de Expertos Académicos para la 3º Conferencia ministerial global de seguridad vial, que los coches circulen a menos de 30 km/h en ciudad permitirá reducir a la mitad el ruido medioambiental.

Los límites de velocidad en ciudad a partir del 11 de mayo

Dado que es una medida justificada por motivos de seguridad y no de eficiencia, los nuevos límites de velocidad son obligatorios para todo tipo de vehículos independientemente de su propulsión o emisiones.

A partir del 11 de mayo se reduce la velocidad máxima en las calles de todas las ciudades españolas. El límite máximo se fija en función del tipo de calzada, queda de este modo:

  • 20 km/h en vías que dispongan de plataforma única de calzada y acera
  • 30 km/h en vías de un único carril por sentido de circulación
  • 50 km/h en vías de dos o más carriles por sentido de circulación

A estos límites genéricos hay que añadir varias excepciones:

  • En las vías urbanas con dos o más carriles por sentido y circulación y en travesías, los vehículos que transporten mercancías peligrosas circularán como máximo a 40 km/h
  • El límite genérico de velocidad en travesías es de 50 km/h para todo tipo de vehículos
  • El límite genérico de velocidad en autopistas y autovías que transcurren dentro de poblado será de 80 km/h

La norma permite que las autoridades municipales modifiquen algunos de los límites genéricos. Admite, por ejemplo, aumentar la velocidad en vías de un único carril por sentido hasta una velocidad máxima de 50 km/h. En estos casos al comienzo del tramo debe haber siempre una señalización específica.

 

Multas por no respetar los nuevos límites de velocidad

A partir del 11 de mayo cambian los límites de velocidad, pero no varía el cuadro de sanciones:

Límite máximo permitido Por encima del límite máximo Sanción
20 km/h Entre 21 y 40 km/h 100 euros sin puntos
Entre 41 y 50 km/h 300 euros y 2 puntos
Entre 51 y 60 km/h 400 euros y 4 puntos
A partir de 71 km/h 600 euros y 6 puntos
30 km/h Entre 31 y 50 km/h 100 euros sin puntos
  Entre 51 y 60 km/h 300 euros y 2 puntos
  Entre 61 y 70 km/h 400 euros y 4 puntos
  A partir de 81 km/h 600 euros y 6 puntos

 

Tráfico A30, el manual para entender los nuevos límites

El problema es que el tráfico en la ciudad es mucho más complejo y, en una misma calle, los conductores pueden encontrar que varias de las opciones anteriores. Es decir, vías de varios carriles en las que cada uno tiene una limitación específica.

Para ayudar a entender y asimilar los nuevos límites de velocidad, Tráfico, en colaboración con la Federación Española de Municipios y Provincias(FEMP), ha elaborado un manual en el que repasa todas las combinaciones que se pueden encontrar en una ciudad y cómo debe enfrentarse a ellas el conductor. Son un total de 32 situaciones en las que se repasan desde las más sencillas (vías de un único carril) hasta las más complejas (varios carriles, en diferentes sentidos de circulación y con alguno destinado a usos especiales, por ejemplo, carril bici).

El manual (que se puede consultar completo en este enlace) incluye ejemplos gráficos en los que se muestra el antes y el después. De este modo los usuarios pueden identificar aquellas vías por las que se desplazan habitualmente y entender el cambio.

3 Comentarios

  1. De alguna manera hay que recaudar para tanto fasto. Con esto y los peajes a las autopistas, más los impuestos que irán subiendo…, al final pagamos el programa demagógico de turno los de siempre.

  2. Esto es una locura, injustificable, ir a 20 km/h por ciudad, un deportista corriendo puede ir más rápido, que los automóviles.
    No hay policías suficientes para detectar esto como infracción, ni con robots.
    Se les ha ido la olla al socialcomunismo que ha impregnado a la DGT, para convertirla en un arma política más.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here