Pure, el descapotable eléctrico de Charly Rodríguez de Santiago

Charly Rodríguez De Santiago no es ingeniero, ni tan siquiera técnico o mecánico de profesión pero ha diseñado el Pure, el descapotable eléctrico más bello del mercado. Su única habilidad reconocida por él mismo es la de ser un diseñador de muebles, escultor aficionado y la de saber navegar por la red en busca de conocimientos.

“Yo no sabía nada de voltios ni de amperios” reconoce Charly cuando tuvimos la suerte de entrevistarle durante la cuarta edición de VEM, “pero leyendo e investigando conseguí diseñar la que sería la batería de mi descapotable eléctrico. Lo hice a partir de 2.200 pilas de 18650 de Li ion que fui uniendo al estilo Tesla, con un fusible desde cada polo positivo a la placa común de cada pack de 69 pilas”. Este sistema permite que aunque una de las pilas tenga un fallo, no influya en el funcionamiento del resto de la batería.

Lo hice a partir de 2.200 pilas de 18650 de Li ion que fui uniendo al estilo Tesla

Este murciano de 53 años y profesor de educación física, tuvo el sueño de construir su propio descapotable eléctrico, pero el resultado no fue el de un coche cualquiera sino el de una obra de arte, que hizo las delicias de cientos de madrileños que visitaban VEM2018. “Con la boca abierta”, sería la definición perfecta para describir las caras de asombro de los curiosos que se arremolinaban alrededor del coche eléctrico de Charly. Admirados y sorprendidos, le felicitaban y le preguntaban una y otra vez si lo había construido él solo.

¿Cómo lo hizo Charly?

Para la construcción de la carrocería utilizó un bloque de poliestireno expandido que fue tallando según el diseño que previamente había dibujado. Una vez conseguida la primera forma, la recubrió de fibra de vidrio alternando capas y tejidos, para terminar con una resina de poliéster especial que no ataca al porexpan. Y todo ello en el garaje de su casa. “Pero no todo el mérito es mío, la pintura y el tapizado lo hicieron unos profesionales” afirmaba modesto Charly.

El motor eléctrico es americano, lo traje de Estados Unidos, y lo incorporé al extremo del tubo central longitudinal que hace las veces de corazón del chasis del coche. Va unido a la caja de cambios y de allí salen los palieres directos a las ruedas traseras.

“¡Y funciona!” nos decía Charly con un brillo en los ojos que denotaba su emoción por el trabajo realizado. “Realmente yo no sabía nada de electricidad y creo que aún sigo sin saber de esto. Soy el primer sorprendido por lo que he conseguido; si lo he hecho yo, cualquiera puede hacerlo”, ironizaba.

Soy el primer sorprendido por lo que he conseguido; si lo he hecho yo, cualquiera puede hacerlo

Dando una vuelta con Charly por la feria, nos detuvimos en alguno de los modelos que las marcas habían expuesto y me llamaba la atención sobre la cantidad de botones y mandos que colocaban los diseñadores. “No se para qué ponen tantos botones; es un lío a la hora de conducir. Yo prefiero la sencillez”. Y es que Charly ha montado una tablet en su descapotable eléctrico (semejante a Tesla), con la que puede controlar todas las opciones de encendido, navegación, luces, equipo de música, etc…

¿Cuál es tu próximo reto?

“Al principio mi único objetivo era el de pasar un buen rato construyendo un coche eléctrico y pasear con él por la carretera, pero se están interesando por él algunos inversores y algunos coleccionistas y tal vez pueda pasar a una segunda fase. Me gustaría fabricar una serie limitada de vehículos pero para eso necesito financiación”.

Me gustaría fabricar una serie limitada de vehículos pero para eso necesito financiación”.

“Voy a intentar homologar una serie corta europea (menos de 200 unidades anuales) con la ayuda de algunos ingenieros, un paquete de baterías de 30kWh y un motor que ofrece 200hp. El descapotable eléctrico tendrá una autonomía cercana a los 300km y una velocidad de 140 km/h. Para empezar necesitaré 500.000€. Y aunque eso es importante, lo crucial es conseguir compradores para amortizar esa inversión inicial y que esta aventura acabe bien. En la página web purecar.es se pueden empezar a hacer reservas”.

Según nos contó Charly, al finalizar la feria se habían acercado hasta él muchos curiosos y algunos inversores que le hicieron propuestas. “Aún tengo la piel de gallina” nos confesaba.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here