El próximo 1 de julio entra en vigor el nuevo Manual de Procedimiento de Inspección de las Estaciones de Inspección Técnica de Vehículos (ITV). Con él, se estrenan cuatro novedades en la ITV que también afectarán a las pruebas que deben superar los vehículos eléctricos.

Una de las principales novedades de la ITV que entran en vigor el primer día de julio es que eliminan las restricciones impuestas en el proceso de inspección como consecuencia de la pandemia provocada por la COVID-19.

Esto supone que se recuperan algunas pruebas que se habían retirado de forma temporal, pero no son las únicas modificaciones.

A continuación, repasamos las principales novedades de la ITV que entra en vigor el 1 de julio.

Así será la ITV a partir del 1 de julio

Desde la asociación de estaciones de ITV (AECA-ITV) explican que en esta nueva revisión del Manual de Procedimiento, se eliminan las condiciones que estaban incluidas en la versión anterior y se permite a los inspectores acceder al interior de los vehículos sin que los usuarios tengan que seguir sus instrucciones para facilitar el proceso de inspección.

Desde el 1 de julio entran en vigor las siguientes novedades:

1. Comprobación del número de bastidor

El número de bastidor o VIN (Vehicle Identification Number) de un vehículo es una combinación única de 17 dígitos alfanuméricos que identifica los vehículos que se comercializan en Europa de forma exacta sin posibilidad de error.

En la inspección técnica de vehículos mediante inspección visual del nº de bastidor del vehículo se comprueba su existencia; su estado (ilegible, manipulación aparente, incompleto); y la coincidencia con el número que figura en la documentación.

¿Cuáles son las diferencias entre la ITV de un coche eléctrico, un PHEV y uno de combustión?

“Hasta ahora, los inspectores debían de localizar el número de bastidor grabado en la estructura del vehículo y, en ocasiones, debido a su difícil acceso, necesitaban utilizar herramientas para su verificación, lo que podía ocasionar demoras en el proceso de inspección e incluso descontento entre los clientes”, explican los expertos de TÜV SUD.

“Por eso, a partir del 1 de julio, en vehículos en los que la comprobación del número de bastidor requiera el uso de herramientas, los inspectores podrán contrastar este número a través de la placa del fabricante o del OBD”, añaden.

2. Neumáticos en muy mal estado y prueba de frenos

Otra novedad incluida en la nueva revisión del Manual es que, en el caso de que se evidencie que algún neumático presenta peligro de reventón por cables al descubierto, grietas, ampollas, deformaciones anormales, roturas u otros signos que demuestren el despegue de algunas capas, no se realizará la prueba de frenado para evitar que suponga un riesgo para las personas.

3. Inspecciones para la expedición de duplicado de tarjeta ITV

A partir del 1 de julio se incorpora una nueva ficha en la que se describe el proceso para la obtención de un duplicado de la tarjeta de inspección técnica.

Este trámite siempre ha podido gestionarse en las Estaciones ITV, pero es la primera vez que un documento recoge los detalles sobre este proceso, que suele utilizarse en caso de deterioro, pérdida o robo de la tarjeta original, rehabilitaciones de vehículos, etc.

Pegatinas que se deben poner en el parabrisas tras pasar la ITV

Para poder solicitar la ficha es necesario que el solicitante o interesado sea el titular que consta en el permiso de circulación, aunque podrá ser sustituido por una persona por él autorizada.

Cinco comunidades autónomas ya tienen un precio especial para la ITV de los coches eléctricos

4. Comprobación de la centralita electrónica del vehículo mediante el lector OBD

Dejamos esta prueba para la última porque es la única que no afecta a los vehículos eléctricos.

El OBD (On Board Diagnostics) es un sistema que permite la conexión con un ordenador externo a la centralita electrónica del vehículo. La finalidad de la utilización de este sistema es la de comprobar la no existencia de errores o modificaciones no autorizadas en la centralita electrónica de control del vehículo.

Al eliminarse las restricciones se retoma la lectura del diagnóstico a bordo de emisiones (EOBD) en vehículos con nivel de emisiones Euro 5, Euro 6 y Euro VI. Esto significa que, en la ITV, el inspector conectará un dispositivo a una toma generalmente localizada en la zona de los fusibles o bajo el volante. Una vez hecha la conexión, se monitorizarán ciertos elementos involucrados en las emisiones del vehículo y se ofrecerá un diagnóstico de posibles averías de acuerdo con lo descrito en el Manual.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Please enter your name here