Color detail with the air conditioning button inside a car

El verano está ‘a la vuelta de la esquina’ y aunque hay sitios y días en los que parece que el calor no termina de llegar en otros sitios y días ya hemos tenido que recurrir al aire acondicionado para evitar que la temperatura suba en exceso en el interior del habitáculo. Si lo haces con miedo a que el climatizador robe demasiados kilómetros, usa estos cinco trucos para usar el aire acondicionado sin perder demasiada autonomía

Usar el aire acondicionado en un vehículo de propulsión eleva el consumo de carburante. En un eléctrico, el uso de este elemento supone una merma de los kilómetros a recorrer antes de parar a cargar las baterías.

En ambos casos, que el gasto de combustible se dispare o que la autonomía se reduzca en exceso depende del uso que se haga del aire acondicionado; tanto en tiempo, como en potencia. Es decir, no hay que abusar, pero tampoco hay que renunciar a su uso, tanto por confort como, sobre todo, por seguridad: está demostrado que el exceso de calor provoca somnolencia y aumenta hasta un 22% el riesgo de sufrir un accidente de tráfico.

Como todo, la clave está en usar el aire acondicionado con cabeza. Si además aplicas estos cinco consejos podrás circular segur@ y sin mucho calor sin miedo a que el rango baje en exceso.

  1.  Baja la temperatura antes de subir al coche

    Antes de poner en marcha tu coche, debes tener siempre en cuenta que cuanto más haya que bajar su temperatura interior, más energía se necesitará y, por tanto, más bajará la autonomía.
    Lo más recomendable es intentar disminuirla de forma manual. Un sencillo truco es bajar la ventanilla de la parte trasera opuesta al conductor y abrir y cerrar la puerta del conductor varias veces. No es una broma; así la temperatura interior descenderá hasta diez grados de forma rápida.

  2. Siempre con el motor encendido

    No utilices el aire acondicionado con el motor apagado, no solo no enfriará si no que además realizarás un gasto innecesario. El aire acondicionado enfría mucho mejor mientras estás conduciendo.

  3. La temperatura ideal

    Es muy importante mantener una temperatura «moderada y razonable» en el interior del vehículo, entre los 21º y los 23º. Si la reduces por debajo este intervalo puede suponer un incremento del 30% en el consumo de combustible.

  4. Siempre que puedas, baja las ventanillas

    Conducir con las ventanillas bajadas afecta directamente a la aerodinámica del coche, reduciéndola y aumentando el consumo de combustible. Pero mientras no superes los 80 km/h, este aumento es imperceptible.
    Si las circunstancias lo permiten (es decir, si fuera no hace un calor sofocante), se recomienda circular de forma urbana con las ventanillas bajadas para ahorrar.
    En cambio, cuando el vehículo supera los 110 km/h la mejor opción es conectar el aire acondicionado.

  5. Úsalo también en invierno

    No, el aire acondicionado no es solo para el verano. Si utilizas con relativa frecuencia todo el equipamiento del vehículo, garantizarás que cuando llegue el momento de conectarlo, funcionará correctamente.

Fuente: Confortauto

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here