Entre las claves de Toyota: la diversificación de energía. Yaris de hidrógeno.
Toyota Yaris de hidrógeno

Durante el año 2022 China ha puesto en marcha una serie de políticas que señalan la disposición de las autoridades a convertir a su país en una de las potencias en la última frontera de la movilidad: los coches propulsados por células de hidrógeno.

La tecnología de los vehículos eléctricos todavía dista mucho de estar completamente desarrollada y su implantación por parte de los consumidores aún está en sus primeros pasos. Sin embargo, las autoridades de China ya han puesto sus ojos en iniciativas destinadas a desarrollar tanto los coches autónomos como los vehículos voladores y los propulsados por células de hidrógeno.

Primeros pasos en el desarrollo del coche de hidrógeno

Aunque en el año 2021 en China sólo se vendieron 1.586 vehículos de hidrógeno, del total de 17.000 vehículos de este tipo vendidos en todo el mundo, en los últimos meses se han dado una serie de pasos como para considerarla una potencia en el ámbito de la movilidad de hidrógeno. Entre ellos están las políticas que, impulsadas por el gobierno, pretenden convertirla en líder de tres aspectos: el desarrollo de vehículos con baterías de hidrógeno, de las células de hidrógeno que los propulsan y de la infraestructura necesaria para que estos vehículos puedan ser utilizados por los consumidores.

Aparición de parques tecnológicos de hidrógeno

En el primer aspecto destaca la creación en el año 2020 de 5 núcleos dedicados especialmente al desarrollo de coches de baterías de hidrógeno. Y, aunque en algunos casos el avance ha sido mínimo, en otros ha impulsado la creación de empresas dedicadas a esta nueva movilidad. Por ejemplo en Shanghai la creación del Parque de Hidrógeno de Jiading, el primer parque industrial de energía del hidrógeno, ha atraído más de 50 proyectos industriales relacionados con esta tecnología, cuya inversión combinada supera los 10.000 millones de yuanes (1.300 millones de €).

Por otra parte el énfasis del gobierno en poner al país a la cabeza en este nuevo tipo movilidad hace que las grandes empresas estatales, de petróleo, energía o automoción, así como los gobiernos locales, se vean animados a tomar iniciativas en este aspecto.

Respondemos a las tres preguntas clave sobre repostar un coche de hidrógeno: cómo, dónde y por cuánto

En este contexto deberíamos encuadrar el anuncio hecho recientemente por el gobierno de Sichuan de contar para el año 2030 con una industria de energía del hidrógeno valorada en 100.000 millones de yuanes (13.000 millones de Euros), 8.000 vehículos de pila de combustible de hidrógeno en sus carreteras, apoyados por 80 estaciones de repostaje de hidrógeno; y crear un polo industrial de energía y vehículos de hidrógeno en torno a la capital provincial, Chengdu.

Estaciones de repostaje de hidrógeno

En el XIV Plan Quinquenal de China (2021-2025), el hidrógeno figuraba como uno de los seis sectores más importantes para el futuro del país. China tiene ambiciosos planes para crear una flota de camiones, autobuses, taxis y, en menor medida, turismos de hidrógeno. A principios de 2020, el gobierno chino ofreció fondos a varias ciudades y empresas para producir y promover vehículos impulsados por hidrógeno. En 2021, se pusieron en marcha 35 proyectos relacionados con la automoción del hidrógeno por un valor combinado de 110.000 millones de RMB con el apoyo de subvenciones gubernamentales. En abril de 2022, el gobierno chino declaró que se habían construido 250 estaciones de repostaje de hidrógeno, la cifra más alta del mundo, que representa el 40% de todas las estaciones de hidrógeno del planeta.

China, el mayor productor de hidrógeno del mundo

China es el mayor productor de gas hidrógeno del mundo, con una producción anual de unos 33 millones de toneladas. En marzo de este año, La Comisión Nacional para la Reforma y el Desarrollo, presentó una serie de objetivos que pretender convertir a China en una potencia en la movilidad de hidrógeno para el año 2025.

  • El dominio de una serie de tecnologías y procesos de fabricación básicos para esta movilidad
  • La implantación de sistemas de recarga de las baterías
  • La salida al mercado de varios modelos, para alcanzar los 50.000 vehículos en circulación.

Hyundai y Toyota al frente de los desarrollos

Tan importante como las noticias que emanan del ámbito gubernamental, que suponen decididamente un compromiso del gobierno central de invertir en tecnologías que todavía no se sabe si serán rentables en el futuro, lo ha sido para los expertos el reciente desarrollo de las empresas privadas. The Straits Times informa que tanto Hyundai como Toyota realizaron en los últimos meses de 2022 importantes anuncios.

Toyota Mirai

Hyundai con el acuerdo con dos empresas de Cantón para construir la primera zona de demostración de vehículos de hidrógeno no tripulados del mundo; Toyota con el inicio de la construcción de la nueva base de investigación y producción de pilas de combustible en Beijing (cuya finalización está prevista para 2023).

Mientras, en Shanghai, SHPT, una unidad de fabricación de baterías de pila de combustible que está siendo escindida del gigante automovilístico estatal SAIC para una futura cotización en bolsa, completó cinco rondas de financiación desde su creación en 2018. Tras estas rondas, su valoración alcanzó aproximadamente 4.130 millones de yuanes (800 millones de €). Más de una docena de empresas estatales, importantes fondos de capital riesgo y fondos de capital privado se unieron al plan de financiación de SHPT.

Próximos planes

En la actualidad, los vehículos de hidrógeno en China se utilizan predominantemente en empresas de logística y transporte de pasajeros, pero hay varios modelos llegando al mercado. Empresas como SAIC, GAC  ya cuentan con automóviles a la venta. Se espera que Hyundai inicie la producción de vehículos de hidrógeno en China a partir de finales de 2022, y que su capacidad anual alcance las 6.500 unidades. Great Wall Motors, anunció el año pasado que invertirá 3.000 millones de yuanes (440 millones de €) durante tres años en investigación y desarrollo relacionados con el hidrógeno. Shanghái planea tener cerca de 100 estaciones de hidrógeno y 10.000 vehículos propulsados por pilas de combustible de hidrógeno para 2023.

El respaldo del gobierno será clave en el desarrollo de los vehículos de hidrógeno

Estamos asistiendo por lo tanto a los primeros movimientos en la conquista china de la tecnología del vehículo de células de hidrógeno, y somos testigos de cómo el respaldo del gobierno es básico para enfrentarse a tecnologías cuyo desarrollo es muy caro y su rendimiento económico dudoso. Tal vez sea el momento en que la Comunidad Europea se tome en serio este tipo de colaboración público-privada, pues lo que parece claro es que los retos tecnológicos a los que nos enfrentaremos en los próximos años no pueden ser asumidos solamente por las empresas, que al final tienen como objetivo claro el crear una rentabilidad para su accionistas.

Aún así, el camino iniciado por China estará plagado de dificultades, y los expertos creen que se topará con los mismos problemas que en occidente: el hidrógeno es caro, peligroso, no es fácil de almacenar y los vehículos de hidrógeno son complejos.

Desde China, Pedro Ceinos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí