La marca de los aros se ha unido a Umicore para desarrollar un innovador sistema que permitirá dar una nueva vida al 95% de los materiales que componen las baterías de los coches eléctricos. La primera fase del proyecto ha sido completada con éxito.

Como no hay avance sin obstáculos, la electromovilidad todavía tiene barreras que superar. Al precio de los coches eléctricos, la autonomía de los modelos en el mercado (los puedes consultar en nuestra Guía de Coches Eléctricos) o la disponibilidad de los puntos de carga, se une el qué hacer con las baterías una vez finalizada su vida útil.

Quienes todavía quieren poner palos en las ruedas de la movilidad eléctrica, hablan de los problemas para reciclar los componentes de las baterías de los coches eléctricos como uno de los obstáculos a su popularización, pero los fabricantes y empresas del sector trabajan activamente en ello.

La última prueba nos llega de la mano de Audi. La marca de los aros asegura que el 95% de los materiales de valor de sus baterías de alto voltaje pueden reciclarse. Tan convencida está de ello que ha firmado un acuerdo de colaboración con Umicore para desarrollar un ciclo cerrado para las baterías de alto voltaje.

El 95% de los materiales son reutilizables

Antes de su trabajo conjunto con la empresa especializada en tecnología de materiales y reciclaje, la marca de los aros había elaborado un estudio utilizando como base el Audi A3 e-tron híbrido enchufable para definir las posibles formas de reciclaje.

Junto con los expertos en tecnología de materiales, el fabricante de automóviles determinó entonces las posibles tasas de reciclaje para los distintos componentes de la batería, como el cobalto, el níquel y el cobre. El resultado del análisis en las pruebas de laboratorio: más del 95 por ciento de estos elementos pueden ser recuperados y reutilizados.

La clave está en el ciclo cerrado

Junto con Umicore, Audi está desarrollando conceptos específicos de reciclaje, con el foco puesto en el denominado ciclo cerrado.

La idea es que los elementos más valiosos de las baterías se convierten en nuevos productos al final de su ciclo de vida, por lo que pueden volver a utilizarse de nuevo. La compañía con sede en Ingolstadt está aplicando ahora este enfoque a las baterías de alto voltaje de su nuevo vehículo eléctrico, el Audi e-tron.

Audi adelanta que el objetivo es obtener información sobre el grado de pureza de los materiales recuperados, sus tasas de reciclaje y la viabilidad económica de conceptos como el de un banco de materiales.

“Queremos ser pioneros y promover procesos de reciclaje. Esto también forma parte de nuestro programa para reducir las emisiones de CO2 en las compras”, explica Bernd Martens, Director de Compras e IT de AUDI AG.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here