ANFAC
Advertisement

España se distancia de los países de su entorno europeo en el indicador global de electromovilidad. En 2021, nuestro país logró un crecimiento de 8,9 puntos, alcanzando un total de 27,5 puntos sobre 100 en el Barómetro de electromovilidad de ANFAC. Lejos de lo conseguido por la media europea (61,2 puntos), España se aleja de cumplir los objetivos propuestos para 2025.


Asimismo, este lento avance de la electromovilidad sitúa a España lejos del objetivo planteado por el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC): 5 millones de vehículos electrificados en 2030, de los que 3,3 millones corresponden a turismos y vehículos comerciales.

Según el barómetro, en 2021, España debería haber alcanzado entre 70.000 y 80.000 unidades vendidas. Además, los puntos de recarga deberían haber llegado a los 28.240.

Por el contrario, las matriculaciones se han quedado en 65.000 unidades y los puntos de recarga en 13.411. Esta diferencia y el lento avance complican el objetivo de descarbonización marcado por Europa y España. Señala ANFAC que los modelos comercializados y el mercado avanzan, pero es necesario acelerar en el desarrollo de infraestructuras para garantizar la seguridad de uso.

Por otro lado, todas las regiones han incrementado su mercado de electrificados, como de infraestructura: Madrid, Baleares y Cataluña van a la cabeza, aunque destacan la Comunidad Valenciana y Navarra, con un crecimiento superior a 11 puntos.

La electromovilidad, condicionada por la infraestructura

Según ANFAC, en 2021, el desarrollo de infraestructuras de recarga de acceso público ha sido muy lento, centrándose en las instalaciones de poca potencia. España registró una valoración de 9 puntos sobre 100 en el indicador del Barómetro de electromovilidad de ANFAC. Durante el año, se logró un crecimiento de 3,5 puntos, inferior al registrado por la media europea que alcanza 18,1 puntos.

Barómetro de Electromovilidad de ANFAC.
Barómetro de Electromovilidad de ANFAC.

A pesar de que el crecimiento a nivel europeo es todavía lento, muestra un mayor nivel de desarrollo que el que alcanza España. Países que en 2020 registraban un comportamiento similar al de España, como pueden ser Italia o Portugal, logran impulsar su infraestructura con un aumento de 4,5 y 4,6 puntos, respectivamente. España, por tanto, se estanca en las últimas posiciones del ranking.

En el ámbito nacional, las diferentes regiones de España registran una leve mejora en el indicador respecto al 2020. El top 3 nacional lo encabezan Baleares, Cataluña y Castilla y León. Hay que destacar la notable mejora de esta última región junto con la de Navarra, que logran crecer 6,9 puntos y 7,7 puntos, respectivamente.

Crece la infraestructura, pero de baja potencia

2021 cierra con un total de 13.411 puntos de recarga en el territorio nacional. Esto supone que a lo largo del año se han instalado 4.866 nuevos puntos de recarga. Sin embargo, este dato es inferior al objetivo necesario para 2021 (28.240 puntos de recarga). Son los que deberíamos tener para llegar a los 340.000 previstos para 2030 por el PNIEC, que puedan abastecer a 5 millones de vehículos electrificados.

También destaca el Barómetro de electromovilidad que aunque han aumento los puntos de carga, algunos de los existentes se han suprimido. Entre las causas, la falta del funcionamiento o el hecho de no ser de acceso público. Para ANFAC, es urgente disponer de información precisa a través del Punto de Acceso Nacional, como prevé la Ley de Cambio Climático y Transición Energética.

De igual manera, el 88% de la red actual de recarga pública está asociada a potencias iguales o inferiores a 22kW. Es decir, de carga lenta.

A cierre de 2021, solamente, existen 109 puntos de recarga rápida (potencias superiores a 150 kW) en España. Este tipo de puntos de recarga son fundamentales para impulsar la entrada del vehículo electrificado. Igualmente, para otorgar unos servicios de recarga en tiempos reducidos similares a los de un vehículo de combustión.

A cierre de 2021, España sigue sin desarrollar una red de infraestructuras de recarga con suficiente capilaridad, cantidad y calidad de potencia. Y eso no ayuda a impulsar la demanda del vehículo electrificado.

En comparación con otros países europeos, España dispone de 0.4 puntos de recarga por cada 1.000 habitantes de población motorizable. Mientras, países como Alemania o Francia, donde el vehículo electrificado está más introducido que en España, cuentan con 0,9 y 0,7 puntos de recarga por cada 1.000 habitantes de población motorizable, respectivamente.

-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí