Tras cuatro años de trabajo, los responsables del proyecto europeo Alise han conseguido desarrollar una batería de litio-azufre, más ligera y eficiente que las de ion-litio que son las más utilizadas en la actualidad

Son cuatro años de trabajo. Un total de 48 meses y más de 1.300 días de trabajo (sin contar festivos) durante los que los responsables del proyecto europeo Alise han trabajo buscando una batería de coche eléctrico más ligera y eficiente.

El resultado de todo este tiempo de investigación es una batería litio-azufre que promete mejorar el rendimiento de las de baterías de ion-litio que son las más utilizadas para los vehículos eléctricos en la actualidad.

“Alise contribuye a cumplir con los objetivos de la economía circular porque permite dar un nuevo uso a un subproducto industrial como es el azufre”, ha explicado durante la presentación del proyecto el director de la representación de la Comisión Europea en Barcelona, Ferran Tarradellas.

 

Las ventajas de las baterías de litio-azufre

Los responsables de Alise han conseguido crear un prototipo de batería de litio-azufre que aseguran consigue un 10% más de autonomía (un 2% en el caso de los modelos cien por cien eléctricos) que las de iones de litio, al mismo tiempo que reduce su peso en un 15%.

Dicen que esto es solo el principio y se muestran convencidos de que en dos años podrán doblar su autonomía y reducir su tamaño dos veces.

El responsable de desarrollo de sistemas energéticos de Seat, Francesc Sabaté, ha explicado que los principales atractivos de esta batería de litio y azufre son la alta densidad gravimétrica, el precio reducido y el bajo impacto medioambiental.

Sabaté también ha destacado que el proyecto, que también permite a los fabricantes tener una diversificación de las tecnologías, tiene margen de mejora en aspectos como el ciclado, el tema térmico, el tiempo de carga y la densidad volumétrica.

¿A la venta en cinco años?

De momento, la batería de litio-azufre por la que apuesta el proyecto de investigación europeo solo ha desarrollado prototipos pero se espera que las primeras baterías de litio-azufre salgan a la venta en un plazo de cinco años.

“Hemos alcanzado mejoras comparado con lo que hay en el mercado. Tenemos una tecnología más ligera pero todavía queda mucho camino para tener algo que esté listo para poner dentro de un coche”, ha asegurado Christophe Aucher, coordinador del proyecto.

Los siguientes pasos del proyecto se centrarán en mejorar el número de ciclos de carga, la potencia para cargar más rápidamente la batería y su seguridad a altas temperaturas.

Quién es quién en Alise

Alise es un proyecto de investigación y desarrollo (I+D) financiado con fondos europeos.

Forma parte de la cartera de proyectos apoyados por la Comisión Europea a través del programa Horizon 2020 que cuenta un presupuesto de 80.000 millones de euros para el periodo 2014-2020.

Alise cuenta con la participación de investigadores destacados por su excelencia en el campo de las baterías y con la implicación de empresas y universidades pioneros a nivel global. Además de Leitat, Seat, Ficosa e Idneo, participan en él Williams Advanced Engineering, Oxis Energy, la Universidad técnica de Dresden, Fraunhofer IWS, la Universidad de Cranfield, C-Tech Innovation, Solvionic CEIT, Avicenne Energy, el Politécnico de Torino y Daramic.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here