STELLANTIS, la marca corporativa de la empresa resultante de la fusión.
STELLANTIS, la marca corporativa de la empresa resultante de la fusión.

El acuerdo PSA-FCA tiene, por fin, el beneplácito de la Comisión Europea. Eso sí, para evitar problemas de competencia, Bruselas ha puesto una serie de condiciones que, a priori, no afectarán a los posibles modelos enchufables de la alianza.

La Comisión Europea ha dado por fin luz verde a la fusión del grupo automovilístico italoestadounidense Fiat Chrysler (FCA) y del fabricante francés PSA, Peugeot-Citroën, a condición de que apliquen una serie de compromisos.

Bruselas teme que la alianza que dará lugar al cuarto grupo automovilístico a nivel mundial, bajo la denominación de Stellantis, genere problemas de competencia.

“El acceso a un mercado competitivo de vehículos comerciales ligeros es importante para muchos autónomos y pequeñas y medianas empresas en Europa”, expresa la CE en un comunicado al que ha tenido acceso la agencia EFE.

Así podría ser el primer coche eléctrico de Stellantis

Advertisement

Tras investigar la transacción, Bruselas temía que la alianza PSA-FCA perjudicara la competencia en el mercado de los vehículos comerciales ligeros de nueve Estados miembros (Bélgica, Chequia, Francia, Grecia, Italia, Lituania, Polonia, Portugal y Eslovaquia) en los que las dos empresas tienen una cuota de mercado combinada “alta o muy alta” y son competidores “particularmente cercanos”. El temor de la CE es que la operación “probablemente” habría aumentado los precios para los clientes.

La condición de Bruselas para la alianza PSA-FCA

Para conseguir el visto bueno de la Comisión, las dos empresas han propuesto una extensión del acuerdo de cooperación actualmente en vigor entre PSA y Toyota para vehículos comerciales ligeros bajo el que la firma francesa produce los vehículos que Toyota vende en la Unión Europea.

Para apagar los temores de Bruselas, PSA se compromete a incrementar la capacidad disponible para Toyota a reducir los precios de transferencia para los vehículos, recambios y accesorios.

Además, se enmendarán los acuerdos de reparación y mantenimiento para vehículos de pasajeros y comerciales ligeros entre PSA, Fiat Chrysler y sus redes de reparadores, con vistas a facilitar el acceso a competidores de las redes para los vehículos comerciales ligeros de las compañías italoestadounidense y francesa.

Bruselas ha concluido que la transacción, modificada por los compromisos, no supone un riesgo para la competencia. En cualquier caso, sí ha subrayado que su aprobación está sujeta a la aplicación total de esas medidas.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here