El Medio Ambiente no es sólo economía, pero es mucha economía

0
1339

La calidad ambiental de nuestras grandes ciudades es algo que va muy ligado con el transporte. De hecho, sus responsables están muy sensibilizados y promueven día sí, día no, medidas que afiancen el uso sostenible de la movilidad. Mariano González Sáez, Director General de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid nos contestó a unas preguntas en la siguiente entrevista.

¿Para empezar, cómo es la calidad del aire que respiran los madrileños? ¿Qué preocupa más, las emisiones de CO2 o las de NO2?

Preocupa todo ya que el Dióxido de carbono (CO2) tiene que ver con un problema de cambio climático global y el dióxido de nitrógeno (NO2) tiene que ver con un problema de calidad del aire local. Madrid, por sus características geográficas, densidad de población y de vehículos tiene un grave problema de contaminación denunciado por la Comisión Europea. Pero esto no es exclusivo de Madrid ya que hemos visto que ciudades como Londres o París tienen una situación bastante más preocupante.

La Comisión Europea ha dado un nuevo paso en la lucha por el cambio climático al establecer en un 70% el porcentaje de reducción de emisiones de NO2 para 2030. Se trata de un objetivo alcanzable?

Desde luego los objetivos europeos son muy ambiciosos globalmente, aunque ya veremos cuáles son los objetivos que se fijen en la próxima cumbre mundial COP21 en París. Desde mi punto de vista son creíbles y alcanzables, pero requiere de cambios de conducta, de modelos de producción y de un gran análisis por parte de la Comisión Europea.

Assumpta Farran, su homónima en Cataluña, considera que la calidad ambiental es el principal motivo para la entrada de tecnologías más limpias en el parque de vehículos actual, y que hay que actuar contra los más contaminantes con medidas fiscales que igualen el coste del vehículo de combustión con el VE ¿Está Ud. de acuerdo?

Personalmente soy partidario de medidas de incentivo más que medidas de penalización, aunque ambas son perfectamente compatibles en un momento dado para rebajar la contaminación. Medidas de incentivo como las que está llevando a cabo la Comunidad  de Madrid con los Planes de Incentivos para la adquisición de autotaxis eficientes (Programa PIAM) y para la sustitución de vehículos comerciales por otros menos contaminantes (Programa PIVCEM), que están alineadas con las políticas del Ministerio de Industria y Energía, como el PIMA Aire, o el PIVE.  Esas ayudas están relacionadas con la reducción de emisiones de CO2 y de óxidos de nitrógeno. Son ayudas, dirigidas a profesionales autónomos y pymes, que van desde los 1.000 euros hasta los 6.000 euros por vehículo en el caso del taxi, o desde los 2.000 euros hasta los 6.000 euros en el caso de los vehículos comerciales.

Ambos programas están teniendo buenísima acogida. El PIAM se encuentra ya en su tercera edición, habiéndose sustituido 1.132 taxis por otros menos contaminantes, y el PIVCEM se ha puesto en marcha este año, con la sustitución hasta el momento de 101 furgonetas, de las cuales la mitad se han cambiado por furgonetas eléctricas con cero emisiones.

Efectivamente, el ciudadano tiene otras prioridades antes que la mejora del medio ambiente y hay que establecer mecanismos más enfocados al ahorro económico para sensibilizarle. En este sentido, ¿Qué cree que necesita el ciudadano para que se popularice el uso del Vehículo Eléctrico?

Antes de entrar en el tema del vehículo eléctrico (VE), creo que el medio ambiente es cada vez más tangible para el ciudadano. Bien es cierto que el ciudadano tiene hoy en día preocupaciones más urgentes que las de la preservación del medio ambiente, pero comienza a darse cuenta cuando ve la fachada de su casa con pintadas o el árbol de enfrente que se seca, o cuando hay suciedad en las calles. Hablarle de cambio climático es más difícil porque no lo percibe de la misma manera. Desde las administraciones debemos hacer una mayor labor de sensibilización y educación en términos divulgativos.

Si además incentivamos económicamente el uso de vehículos más limpios, conseguiremos un doble fin, que es el ahorro del ciudadano, autónomo o el pequeño empresario y la reducción de la contaminación. Como yo siempre digo, “el Medio Ambiente no es sólo economía, pero es mucha economía”.

Yo soy un defensor del vehículo eléctrico pero no soy un detractor del vehículo de combustión interna. Las tecnologías han ido mejorando y la reglamentación Euro 6 es infinitamente más limpia que la Euro1.

Pero en cualquier caso, y en la medida en lo que afecta a las ciudades medioambientalmente, el VE es ideal porque tiene un nivel de contaminación cero.

Hay que tener en cuenta que el 70% de los habitantes de la Comunidad de Madrid viven en ciudades de más de 100.000 habitantes y por tanto el VE puede ser una herramienta interesante en la lucha contra la contaminación.

Esto no significa que la movilidad eléctrica se vaya a generalizar. Los fabricantes, y ahí están los datos, producen paralelamente ambas tecnologías para que el cliente pueda tener la opción de elegir en función de sus convicciones medioambientales o de sus posibilidades económicas.

Concretando, en el ámbito urbano el VE es una alternativa muy sostenible y hay que hacer un esfuerzo para que algunos nichos de mercado como el taxi o los vehículos comerciales lo utilicen, y para ello hay que ofrecer incentivos económicos como los que se están dando u otro tipo de incentivos como los de libre acceso a áreas restringidas que están limitadas para los vehículos de combustión.

La falta de infraestructura de recarga pública rápida es uno de los “peros” que plantea un usuario antes de comprar un VE. ¿Qué está haciendo la CAM en este sentido?

No hay ninguna decisión tomada al respecto, pero cuando nos hemos sentado a hablar de ello con los gestores de carga y los fabricantes de infraestructura hemos visto que efectivamente es uno de los hándicap que se plantean los usuarios.

Es un asunto complejo porque la barrera que tiene un VE aparte de su precio es la situación psicológica que se crea el conductor cuando se está quedando sin carga. Desde la Dirección de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid se hizo un estudio prospectivo sobre las necesidades de esos puntos de recarga en determinados lugares, con el fin de impulsar el uso de estos vehículos y de romper ese temor que supone el no disponer de puntos de recarga rápida.

No obstante, la tecnología avanza a pasos muy grandes en cuanto autonomía de las baterías y es complicado evaluar hasta qué punto es necesaria una red de recarga rápida regional o si lo es más necesaria interprovincialmente. En cualquier caso seguimos analizando el tema y no descartamos poner en marcha una red de puntos de recarga rápida en nuestra Comunidad.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here