Como afectará el coche eléctrico a los proveedores de automoción
Componentes mecánicos del Chevrolet Bolt

Un informe concluye que el 75% de los principales proveedores de la industria automotriz desaparecerán o serán irrelevantes en 2030 a menos que modifiquen su línea de negocio y lo enfoquen hacia la movilidad eléctrica.

El informe de Automotive News concluye comparando la llegada masiva del coche eléctrico con el meteorito que supuestamente acabó con todos los dinosaurios. En este caso los dinosaurios son los proveedores tradicionales de componentes para automoción.

La movilidad eléctrica, va más allá del negocio tradicional

El cambio a la movilidad eléctrica va más allá que el negocio de los componentes de los automóviles. También modificará el sistema de concesionarios tradicional, introducirá  nuevas tecnologías y fomentará una amplia red de servicios que formarán parte del nuevo concepto de movilidad. Algunos sindicatos ya están empezando a preocuparse por el futuro de la producción de los motores de combustión interna en sus plantas.

Según este informe la primera de las líneas de negocio en caer sería el desarrollo de los motores diésel por parte de los fabricantes. Pero el principal problema al que se enfrenta esta industria es el desconocimiento sobre esta nueva tecnología. Muy a menudo está fuera del alcance de sus capacidades. Por ejemplo, en el caso de la fabricación y ensamblaje de baterías, es complicado competir en un sector si no se tiene una experiencia química (como la tienen LG Chem o Panasonic) o, en el caso de la conducción autónoma, es difícil competir contra gigantes tecnológicos como Google, Apple, Tesla o Nvidia. Un ejemplo de esto es LG Group, que nada tenía que ver hasta ahora con la industria de la automoción, y que suministra el 87% de los componentes del tren de potencia de Chevrolet Bolt.

Proceso de fabricación de las baterías
Proceso de fabricación de las baterías

Transformarse o morir: proveedores tradicionales contra nuevos proveedores

El informe concluye que hasta el 75% de los 100 mayores proveedores de componentes del automóvil podrían convertirse en irrelevante en 2030, si no logra convertir sus líneas de negocio hacia la movilidad eléctrica, y compensar las pérdidas que llegarán por la bajada de las ventas de vehículos de combustión interna. Se espera que los vehículos enchufables o que, al menos dispongan de un sistema híbrido suave de 48 V, supongan  hasta un 57% del mercado de automóviles nuevos en 2030.

La creciente regulación mundial del dióxido de carbono está impulsando la tendencia hacia la electrificación. Los nuevos estándares de emisiones de CO2 en Europa y China están a punto de entrar en vigor. En 2020, la norma Euro 6 de la Unión Europea requerirá una reducción drástica de las emisiones de las flotas que serán todavía más exigentes en 2030.

Los fabricantes no esperarán

Entre 2025 y 2030 los eléctricos y los híbridos enchufables alcanzarán el mercado de masas. Los fabricantes de automóviles utilizarán la ya existente industria electrónica de consumo para implementarla en sus vehículos, en lugar de esperar a que los suministradores tradicionales se pongan al día. Así LG Electronics, Toshiba, Bosch y Panasonic utilizarán la economía de escala para aumentar su producción y hacer descender los costes”, declara  Paul Eichenberg, ex vicepresidente de estrategia de Magna Powertrain y Magna Electronics y consultor encargado del estudio.

El estudio estima que creará un mercado anual de 213 000 millones de dólares entre las baterías, los motores y la electrónica requeridos para los eléctricos, los híbridos enchufables y los híbridos suaves.

Del mismo modo los fabricantes recurrirán a LG Chem, Panasonic y Samsung SDI para asegurarse un suministro estable de  baterías: “la electrificación de los vehículos está llegando mucho más rápido de lo que la mayoría de los analistas del mercado esperan. Muchos ejecutivos están tan concentrados en las ganancias de cada trimestre que no ven el futuro. Quien no esté lidiando con este cambio hoy, el paso del tiempo le dejará cada vez menos opciones”.

Algunos suministradores ya han empezado a dar pasos en este sentido. Es el caso de Continental  que suministra sistema híbridos de 48 V a un número cada vez mayor de modelos al mismo tiempo que está desarrollando motores eléctricos, sistemas de carga de hasta 350 kW de potencia, convertidores A/DC, sistemas de gestión de baterías, etc.

LG Electronics está construyendo una planta para la fabricación de componentes para vehículos eléctricos con la que ampliar su cartera más allá de General Motors.

Este año Delphi Automotive se separó de su división de potencia para centrarse en la electrificación y la conducción autónoma.

Apuesta de Bosch por la movilidad eléctrica en el futuro

Bosch también está desarrollando sistemas de conducción autónoma y está apostando por otras tecnologías dentro de la movilidad eléctrica con la  creación de la nueva unidad operativa destinada exclusivamente a la electromovilidad

Aun así, si los 100 principales proveedores de componentes se centrasen en la electrificación no todos podrían subsistir a la nueva industria puesto que la cantidad de piezas en el interior de un coche eléctrico es significativamente inferior que en un coche de combustión.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here