Carsharing
Carsharing

La prueba piloto del sistema de carsharing eléctrico con autocarga de Zaragoza arrancará en primavera. Los coches no tendrán base fija y serán los usuarios quienes se encarguen de recargar la batería.

La startup Alma tiene una idea que probará en primavera: un servicio de carsharing eléctrico con autocarga.

La idea es que, tal y como sucede con los patinetes eléctricos de alquiler, los coches compartidos no tengan una base fija. A cambio de esta mayor libertad de movimiento, los usuarios asumirán la responsabilidad de ser ellos quienes se encarguen de recargar las baterías.

Para Alma reducir los costes de mantenimiento, especialmente los derivados de las labores de carga de las baterías, es la única manera de hacer que el negocio de los coches compartidos sea rentable en ciudades pequeñas.

Este servicio “complementaría al transporte público y los servicios de movilidad compartida ya existentes con el firme propósito de reemplazar el uso del coche privado», ha explicado la concejal del área de movilidad de Zaragoza, Natalia Chueca.

“Este lanzamiento pretende demostrar que a través de una solución innovadora basada en la economía colaborativa y, aprovechando al máximo los recursos e infraestructuras locales, se puede implantar un servicio de vehículos eléctricos compartidos sin base fija de manera sostenible”, argumentan desde el gobierno PP-Cs.

Zity

Autocarga como clave del servicio de carsharing eléctrico

La clave del proyecto planteado por Alma en Zaragoza es que serán los propios usuarios quienes se encarguen de recargas las baterías.

Con este gesto, la empresa se evita tener que disponer de coches propias con lo que reducirá los gastos de personal y de mantenimiento.

La prueba piloto arrancará con un centenar de coches eléctricos que compartir, lo que no ha especificado es qué marca y modelo han elegido para poner al servicio de los zaragozanos.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here