Una planta de licuefacción de biogás producirá biocombustible para autobuses en Noruega

0
368

Una nueva planta de licuefacción suministrada por la empresa finlandesa Wärtsilä en Noruega producirá suficiente combustible para hacer funcionar 135 autobuses a partir de la conversión de residuos de alimentos de los hogares en biogás líquido. Como resultado, las emisiones de dióxido de carbono (CO2) se reducirán en alrededor de 10.000 toneladas al año.

La planta de licuefacción de biogás ha sido entregada por la finlandesa Wärtsilä a la noruega Cambi AS, especialista en el tratamiento de residuos biológicos, el pasado 12 de febrero de 2014. 

Biometano para autobuses 

La planta, operada por Cambi AS en nombre de la Agencia para la Conversión de Residuos en Energía (EGE) y la ciudad de Oslo, producirá biometano a partir de residuos de alimentos de los hogares para su uso como biocarburante para autobuses en Oslo, poniendo así la región a la vanguardia de la innovación medioambiental. EGE produce energía respetuosa con el medio ambiente a partir de residuos y está bajo la supervisión del Departamento de Asuntos Medioambientales y Transporte de la ciudad de Oslo. 

La planta se encuentra en Nes, Romerike, una región agrícola cerca de Oslo. Cuando esté plenamente operativa tratará 50.000 toneladas de residuos de alimentos al año para producir alrededor de 14.000 Nm3 (metros cúbicos normales) al día de biometano. El biogás licuado (LBG) se puede transportar de manera eficiente para su uso como combustible. 

autobuses licuefacción

Tecnología de licuefacción 

Wärtsilä es un desarrollador y proveedor de tecnología de licuefacción y manejo de gas. La tecnología de licuefacción de Wärtsilä se basa en más de 50 años de experiencia en los mercados marino y de petróleo y gas. El diseño de la nueva instalación de la planta de licuefacción utiliza componentes convencionales en un proceso de refrigeración mixta. La tecnología es escalable a una capacidad de al menos 60 toneladas por día. 

Esta planta significa que 135 autobuses de la región de Oslo serán capaces de funcionar con biogás. Como resultado de ello, las emisiones de CO2 se reducirán en alrededor de 10.000 toneladas al año y las emisiones de partículas también se reducirán significativamente. El aire será más limpio y los niveles de ruido se reducirán, y estos son beneficios que todo el mundo en la región va a disfrutar “, señaló Jannicke Gerner Bjerkås, director de Comunicaciones y CSR, Agencia para la Conversión de Residuos en Energía, Ciudad de Oslo. 

Estamos orgullosos y encantados de estar involucrados en este proyecto pionero para producir un nuevo, renovable y medioambientalmente sostenible combustible para el transporte. Existe un enorme potencial para el uso de Biogás Licuado a partir de fuentes renovables de energía como combustible para camiones y autobuses, y este proyecto es un importante paso adelante en el desarrollo de este mercado. Esta misma tecnología también puede ser utilizada en pequeños proyectos de licuefacción con otras fuentes de gas, y estamos muy entusiasmados con las futuras posibilidades“, señaló Tore Lunde, director gerente de Wärtsilä Oil & Gas Systems. 

La UE ha establecido el objetivo de tener una participación del 20% de la energía producida a partir de fuentes renovables para el año 2020.