Carga rápida Repsol

Repsol Movilidad Eléctrica coge el timón del barco y se propone seguir liderando el suministro de energía para movilidad “allá donde el vehículo eléctrico recargue”. Nuevos puntos de carga rápida y superrápida estarán disponibles antes de que acabe el año para conectar España con Europa.

Una de las novedades de la pasada feria VEM2019 fue la presencia de Repsol como marca de movilidad eléctrica de cara al público en general. Esta presencia había estado ocupada en los cuatro primeros años por Ibil, uno de los primeros Gestores de Carga, que fue creado en 2010 por el Ente Vasco de la Energía (EVE) y Repsol al 50%. Carlos Bermúdez, Gestor de Desarrollo de Negocio Movilidad Eléctrica de Repsol, nos aclara que Ibil se ha reorientado estratégicamente y quedará como proveedor tecnológico y de servicios de Consultoría e Ingeniería, mientras que Repsol tendrá el contacto con el cliente final, y será el que desarrolle el negocio de la movilidad eléctrica a través de su línea de negocio llamada Repsol Movilidad Eléctrica.

Aunque Repsol se haga visible ahora para el gran público, debemos recordar que Repsol lleva participando de este negocio a lo largo de los últimos diez años, no sólo a través de Ibil, sino a través de empresas como Silence, Wible, y Repsol Technology Lab, el centro de investigación privada más grande en España. Este centro está siendo el punto de partida de proyectos relacionados con el almacenamiento energético, o la recarga rápida y ultra-rápida.

Además, Repsol participa en AMPLE, una empresa californiana que desarrolla un nuevo concepto de intercambio de baterías en estaciones de servicio que podría ser una alternativa a la recarga por conducción.

Energía eléctrica renovable por pozos de petróleo

En un hecho que las grandes distribuidoras de productos petrolíferos están abarcando nuevos desafíos en su portfolio de servicios, debido a las nuevas exigencias internacionales de lucha contra el cambio climático.

El pasado año, Repsol dio un paso fundamental con la adquisición de los activos de generación y comercialización de bajas emisiones de Viesgo.

El pasado año, Repsol dio un paso fundamental con la adquisición de los activos de generación y comercialización de bajas emisiones de Viesgo. 2.350MW de energía que ayudarán al desarrollo de su negocio de suministro de energía para movilidad. Según Bermúdez no hay otro objetivo que seguir siendo líderes en la entrega de energía para el transporte en España, bien sea a través de los combustibles tradicionales como a través de la movilidad eléctrica.

No hay cambio de estrategia

Con el vehículo eléctrico no cambiamos la estrategia de Repsol sino que la ampliamos para dar respuesta a las necesidades de movilidad de nuestros clientes. Lo que estamos haciendo es dar continuidad a lo que ya veníamos haciendo.

Pero no sólo en nuestras estaciones de servicio, – remarca Bermúdez -, Queremos garantizar el suministro de energía eléctrica allá donde el vehículo eléctrico recargue, bien sea en casa (80% de las veces que se recarga), en la empresa, en la flota, o en la vía pública.

“La estrategia de Repsol es dar al cliente una solución integral, es decir, la electricidad en casa y en el ámbito público en una única solución”

Recarga pública

Pero centrémonos en la recarga pública. Si como hemos dicho, Repsol es líder en suministro de productos petrolíferos en estaciones de servicio, no es menos cierto que también lo es actualmente en carga rápida. Repsol cuenta con 33 puntos de carga rápida instalados, más el punto de carga ultra-rápida de Vitoria (Lopidana) recién inaugurado en el mes de abril.

Repsol prevé instalar otras cuatro estaciones de carga ultra-rápida antes de que termine 2019 en las nacionales I y II

Además, Repsol prevé instalar otras cuatro estaciones de carga ultra-rápida antes de que termine 2019 en las nacionales I y II, porque la idea es conectar a España con los corredores europeos.

Asimismo,  Repsol participa en la red de recarga de acceso público más extensa del país con 200 puntos de carga pública, 50 de ellos de carga rápida y otros 150 de carga convencional.

Carlos Bermúdez, Gestor de Movilidad Eléctrica de Repsol

Por otro lado, Repsol ha conseguido 13 de las 18 licitaciones de puntos de carga rápida en suelo de titularidad privada y acceso público, que el Ayuntamiento de Madrid sacó a subasta en el mes de mayo. Así que, antes de acabar el año, Repsol tendrá 27 puntos de carga rápida en el Municipio de Madrid: Los 2 que tiene actualmente en las estaciones de servicio (Alberto Aguilera y La Atalayuela), los 12 en vía pública, más los 13 puntos comentados anteriormente.

Antes de acabar el año, Repsol tendrá 27 puntos de carga rápida en el Municipio de Madrid

Para Bermúdez, esto tiene una gran importancia porque garantiza el suministro en ámbito público, incluso aunque el cliente no tenga el aparcamiento debajo de la vivienda, o que ni tan siquiera tenga aparcamiento. Repsol tiene en marcha una solución integral que permite disponer de bonos mensuales de energía eléctrica para la movilidad.

Unificación de criterios para recarga

Uno de los pequeños inconvenientes de la carga rápida ocasional lo están sufriendo aún los usuarios. Existen cada vez más empresas suministradoras de energía para movilidad eléctrica, y cada una de ellas lanza una aplicación o una tarjeta propias, haciendo que debamos tener identificados nuestros datos de pago en numerosas situaciones.

Carlos Bermúdez nos comenta que aún están trabajando en este punto, pero que por el momento están participando en el proyecto CIRVE, un proyecto europeo apoyado por AEDIVE en el que la CE establece criterios de  interoperabilidad. “En ese caso estamos conectados a través de Hubject.”

¿Qué le falta a la movilidad eléctrica para hacerse más popular?

El coste de las baterías es un elemento muy relevante en el coste total de un vehículo eléctrico, aunque según algunos estudios, se equiparará en coste al vehículo de combustión hacia mediados de la década de los veinte.

Otra barrera es la autonomía, que aunque se ha incrementado notablemente, para algunas situaciones aún no es suficiente.

Y en lo que más atañe a Repsol, Bermúdez nos llama la atención sobre los los altos costes que requiere la infraestructura de recarga:

“ El CAPEX para montar un punto de recarga rápida es muy elevado: hay que tener en cuenta que el propio terminal de recarga, la instalación, la obra civil, etc. pueden estar entre los  40.000€ y los 50.000€, pero lo que de verdad penaliza y desincentiva el interés por parte de la iniciativa privada de la instalación de este tipo de infraestructuras son los OPEX, básicamente el coste de la potencia contratada. Así, por ejemplo, para un punto de carga de 50 kilovatios el coste medio anual es de unos 4.000 euros, y para los puntos de carga ultrarrápida de hasta 350 kilovatios, el coste podría llegar a los 30.000 euros anuales, pase o no pase un vehículo eléctrico por allí.”

Mix energético

Repsol es partidaria de la neutralidad tecnológica, tenemos que ser muy ambiciosos con los objetivos pero también flexibles en cómo se articula el cumplimiento de éstos”. Según Bermúdez, deben tener cabida todos los combustibles que contribuyan a la lucha contra el cambio climático, combustibles que deben compartir escenario con las otras formas de movilidad como la eléctrica.

Deben tener cabida todos los combustibles que contribuyan a la lucha contra el cambio climático

En los últimos meses estamos viviendo una paulatina disminución de la venta de vehículos. ¿A qué cree que es debido?

Es cierto. El concepto de propiedad está cambiando, las nuevas generaciones lo que quieren es tener acceso a la movilidad, pero no tanto a la propiedad del vehículo, que ha dejado de ser la única opción de movilidad. Se ofrecen múltiples alternativas que cumplen perfectamente la función.

La digitalización y la conectividad han dado paso a numerosas variantes que sustituyen la propiedad por el uso, y esto lo saben los fabricantes que están optando por nuevas formas de venta de vehículos. Bien sea a través de los servicios de movilidad compartida o mediante la oferta de vehículos mediante nueva fórmulas de pago sin propiedad.

1 Comentario

  1. Sólo van a ser decorativos. Repsol de la mano de IBIL lo único que hacen es conseguir subvenciones. Sus precios de recarga son altísimos y sus recargas rápidas no funcionan.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here