El rendimiento del Porsche Taycan lo convierte en un deportivo muy deseable.
El rendimiento del Porsche Taycan lo convierte en un deportivo muy deseable.

El rendimiento del Porsche Taycan nos recuerda que la era de la electrificación va a traer deportivos muy deseables. Lo cierto es que sus características lo convierten en un coche muy especial: Cifras de aceleración vertiginosas, gran capacidad de tracción y potencia disponible permanentemente.


Porsche indica que según las versiones:

  • En el Turbo S, el Taycan alcanza los 761 CV de potencia gracias a las funciones “overboost y Launch Control”.
  • La versión Turbo llega a los 680 CV.
  • El Taycan 4S ofrece dos niveles de potencia, según la batería: con la Performance consigue hasta 530 CV;  con la Performance Plus, 571 CV.

Motores eléctricos

Todas las versiones poseen dos motores eléctricos, uno en el eje delantero y otro en el trasero. Eso permite que todos tengan tracción total.

Tanto la autonomía como la potencia continua que ofrecen los sistemas de propulsión se benefician de la alta eficiencia de sus motores síncronos, de imanes permanentes. Disponen de un rotor con imanes permanentes de alta calidad que generan un campo magnético natural. Como resultado, el rotor se mueve en sincronía con el campo magnético giratorio del estátor, de ahí el nombre de PSM (Permanent Magnet Synchronous). Un inversor con modulación del pulso determina la frecuencia del campo giratorio en el estátor, estableciendo así la velocidad del rotor.

Inversores con modulación de pulso

 

El inversor con modulación de pulso es el componente fundamental para activar los motores eléctricos. Hay uno para cada módulo y su función es transformar la corriente continua suministrada por la batería en alterna, necesaria para accionar los motores.

Al frenar, la situación se invierte: los inversores transforman la corriente alterna que se obtiene de la recuperación en corriente continua para cargar la batería.

Porsche Taycan.
Porsche Taycan.

En el Taycan Turbo S se utiliza en el eje delantero un inversor con una intensidad de corriente máxima de 600 amperios. Puede lograr aún más potencia y par que los inversores delanteros de 300 amperios de los Taycan Turbo y 4S. Todos ellos funcionan con una sorprendente eficiencia de casi el 98%.

Rendimiento del Porsche Taycan

En el eje delantero, la fuerza del motor eléctrico llega a las ruedas a través de un engranaje planetario y de un ligero diferencial epicicloidal integrado. El conjunto es compacto, coaxial al eje delantero y tiene una sola velocidad, con relación de 8:1.

La transmisión de dos velocidades ubicada en el eje trasero es un elemento innovador desarrollado por la marca. La primera marcha le permite al Taycan acelerar con contundencia en la salida desde parado. Mientras, la segunda, con una relación más larga, asegura una alta eficiencia y grandes reservas de potencia, incluso a velocidades muy elevadas.

Además de la relación del engranaje epicicloidal, que da lugar a la segunda velocidad, hay otro engranaje adicional para la primera velocidad. Su relación es muy corta; aproximadamente, 15 revoluciones del motor corresponden a una vuelta de rueda. El resultado es un par en la rueda muy alto, de casi 12.000 Nm, lo que permite una aceleración impresionante en la arrancada.

Para la segunda velocidad, 8 revoluciones del motor corresponden a una vuelta de rueda. De ahí que las versiones más potentes alcancen los 260 km/h y cuenten con grandes reservas de aceleración.

Otro punto destacable es la capacidad de recuperación de energía en frenada, que es muy alta en el Taycan (hasta 265 kW). Gracias a esa capacidad de recuperación, aproximadamente el 90% de los procesos de frenado en el uso diario se realizan únicamente a través de los motores eléctricos, sin que se active el sistema de frenos.

Porsche Taycan. Motores eléctricos.
Porsche Taycan. Motores eléctricos.

Prestaciones

El sistema eléctrico proporciona capacidad de aceleración inmediata y contundente al coche y lo consigue varias veces consecutivas. Algo que favorece el rendimiento de un deportivo como el Taycan.

Por ejemplo, el Taycan Turbo S es capaz de repetir diez veces seguidas, sin problema, su aceleración de 0 a 100 km/h en 2,8 segundos.

Por otra parte, los modos de conducción favorecen su dinámica y rendimiento. Son cuatro: “Range”, “Normal”, “Sport” y “Sport Plus”. Estos modos siguen de alguna manera la filosofía de los deportivos de la marca.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here