Carga inalámbrica de Volkswagen

0
459

Volkswagen ha elegido la feria de la electrónica CES de Las Vegas para presentar una gran cantidad de tecnologías aplicadas a la conducción que permiten incrementar la seguridad y la comodidad del día a día del uso de un coche.

Así, por ejemplo, el Golf R Touch permite el manejo de la instrumentación y la información incorporada en el coche de forma intuitiva mediante control gestual, Connected Golf conecta y replica la pantalla de nuestro móvil en la pantalla del salpicadero mediante MirrorLink, Trained Parking es la evolución del actual Park Assist y permite el aparcamiento semiautomático, Digital Key convierte el móvil en la llave del coche y Media Control integra nuestros aparatos electrónicos, como teléfonos y tabletas, en el sistema d información y entretenimiento del coche.

Además de estos sistemas comunes a todos los Volkswagen el fabricante alemán ha presentado uno exclusivo para vehículos eléctricos. El sistema Intelligent Charge combina la carga inalámbrica con la inteligente y será ofrecida a medio plazo como alternativa a la carga mediante cable y poste habitual. Una vez la unidad de control y comunicaciones de la placa de carga ha establecido una conexión con el vehículo a través de un canal de comunicación, puede empezar la transmisión de energía sin contacto por campo electromagnético entre las dos bobinas (una situada en el suelo de la plaza de aparcamiento y otra en el e-Golf). Previamente, un “elevador” aproxima la placa integrada en el aparcamiento a los bajos del Golf. Con ello, solo queda un mínimo espacio de aire entre las dos bobinas, por lo que -al contrario que en los sistemas de suelo fijo sin “elevador”- se consigue una mayor eficiencia de energía y se pueden satisfacer sin problemas los límites electromagnéticos (valores EMC).

El vehículo se posiciona con la ayuda de una cámara frontal que usa marcas especiales alrededor de la placa de carga, o basándose en un rayo guía emitido por la placa. En ambos métodos, la precisión lograda es remarcable (menos de 5 cm aparcando en paralelo y menos de 10 cm en batería). El conductor también puede usar una app de smartphone como alternativa, en cuyo caso el vehículo se controla de forma esencialmente remota. Durante todo el proceso automatizado de posicionamiento, el conductor solo necesita pulsar una tecla virtual. Cuando el e-Golf está situado sobre la placa de carga, se establece la comunicación entre el vehículo y el sistema, y finalmente tiene lugar la transferencia de energía. La eficiencia que es sistema es capaz de alcanzar es del 93%.

Mediante una serie de leds incorporados en el vehículo  podremos saber el estado de la carga con solo dirigir nuestra mirada al coche. Para emitir la señal de estado de carga en el frontal del vehículo, Volkswagen usa las luces diurnas LED, con su típica forma de C. En la parte trasera se usan todas las luces LED y (en el modelo expuesto en Las Vegas) también la tercera luz de freno en el spoiler del techo. La luz indicadora se activa cuando se conecta el enchufe de carga y tras activar el cierre centralizado (cuando el enchufe está activo), mostrando el estado de la carga entre 5 y 10 segundos.  Si la batería está completamente cargada, la iluminación es continua durante el periodo de tiempo mencionado. Si el proceso de carga sigue activo, las LEDs destellan en intervalos largos; si se ha establecido una hora de salida, las LEDs destellan en intervalos cortos. Si las LEDs no muestran ninguna de estas tres señales -aunque el enchufe está conectado o el vehículo está aparcado sobre una placa de carga-, significa que el proceso de carga está inactivo. Esto puede suceder por diversas razones: no hay suministro eléctrico, la palanca de cambio no está en la posición “P”, el vehículo no está aparcado exactamente sobre la placa de carga (para carga por inducción) o hay un error en el sistema de carga.

Además la aplicación e-Station Guide permite localizar las estaciones de carga más cercanas accediendo a la información del tipo de estación, la disponibilidad y la forma de pago admitida. En un vehículo eléctrico, la información de la gestión de la carga, la propulsión y el sistema de dirección es evaluada y comparada con la información local del sistema de navegación. Mediante algoritmos especiales, se evalúan los movimientos del volante y el sistema de propulsión para calcular la accesibilidad de una estación de carga. La gestión de la batería puede adquirir información importante sobre el proceso de carga en sí. Puede registrar de forma precisa si la potencia de carga indicada para la estación está realmente disponible, y también puede evaluar la curva de potencia de carga durante un periodo específico de tiempo para analizarla y determinar si hay irregularidades en relación al volumen de potencia de carga que suministra. Finalmente, la e-Station Guide se puede usar para comunicar qué enchufes son compatibles y cuáles son las tarjetas de crédito aceptadas.

También se ha implementado en eL Golf la Digital Key, una llave electrónica que da a terceras personas un acceso temporal y seguro al vehículo, y también permite arrancar o parar el motor a través de un smartphone o smartwatch.

Fuente: Volkswagen                                                     

 

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here