Un consorcio de empresas británicas está probando el funcionamiento de puntos de carga retráctiles para coches eléctricos. De momento hay seis dispositivos que prestan servicio en Oxford.

Urban Electric, la consultora Duku y Albright IP son las tres compañías que han unido esfuerzos para la implantación de sus innovadores puntos de carga retráctiles para coches eléctricos.

De momento, como primera fase del proyecto piloto, han repartido seis dispositivos por las calles de Oxford. Su objetivo es comprobar la viabilidad de puntos de carga que emergen del suelo cuando el conductor los necesita para cargar las baterías y vuelven a esconderse una vez han cumplido su función.

Advertisement

“Sin acceso a los puntos de carga, la revolución de los coches eléctricos podría pasar por alto a millones de personas, particularmente en las ciudades del interior”, afirma el director de Duku, Andrew Aylesbury.

“Irónicamente, este grupo demográfico también es uno de los más propensos a usar un automóvil eléctrico, con viajes cortos a ciudades locales o estaciones de tren. Si puede resolver este problema, entonces abre una gran oportunidad de mercado para aumentar la captación de vehículos eléctricos en cada pueblo y ciudad “, continúa.

Respetuosos con el entorno

La idea de los puntos de carga retráctiles llega como respuesta a la demanda de entornos históricos que temen que la presencia de los cargadores resulte agresiva en sus calles.

Los planes de las tres compañías implicadas en el proyecto pasan por instalar un total de 18 estaciones retráctiles que tendrían un total de 100 puntos de carga.

Cada punto, llamado UEOne se retrae por completo bajo tierra cuando no está en uso dejando libre el espacio en aceras cuando no se necesita.

En este vídeo puedes ver cómo funciona:

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here