Si Mahoma no va a la montaña, siempre puede ser la montaña la que se mueva. El dicho no es exactamente así, pero resume perfectamente en qué consiste E-Mona, el nuevo proyecto de carga móvil de Skoda.

Encontrar un punto de carga a la distancia adecuada es la máxima de cualquier conductor de coche eléctrico. Pero, ¿y si no fuera el coche el que tuviera que desplazarse hasta el punto de carga? ¿Y si fuera el cargador el que estuviera preparado en el lugar y a la hora indicada por el conductor?

Suena bien, ¿verdad?

Pues esta es la idea que está desarrollando Skoda con su proyecto E-Mona.

La marca checa trabaja en un cargador portátil que pueda prestar servicio bajo demanda.

Un servicio de carga a domicilio

E-Mona funciona como un servicio de carga a domicilio. A través de una app, el conductor indica dónde y cuándo desea tener el cargador portátil a su disposición.

Para ello basta con mande una ubicación e indique el tiempo que va a tardar en llegar a ese punto. E-Mona garantiza que el cargador portátil estará allí en menos de 30 minutos.

Como puedes ver en el vídeo que te mostramos a continuación, el cargador llegará en el remolque de una bicicleta, por lo que es una solución pensada para las ciudades.

Una vez en la ubicación solicitado, el trabajador que lleva la bici enchufa el la toma de carga al coche.

Ya solo queda esperar el tiempo necesario para que la batería esté cargada. El servicio se abona con tarjeta de crédito.

El cargador portátil cuenta con 12 baterías GeenPack, cada una con una capacidad de 1’4 kWh (16’8 kWh en total). Permite cargar un vehículo en aproximadamente 4 horas.

Por el momento el servicio está en fase de pruebas sólo en la ciudad de Praga y solamente para propietarios de vehículos de uso compartido. Se espera que pronto Skoda amplíe el servicio a propietarios particulares.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here