Renault muestra por primera vez el prototipo de demostración del SYMBIOZ listo para ser conducido, en el que se incorporan características de conducción autónoma de nivel 2, con el que realizarán las primeras pruebas reales para la prensa durante los próximos meses.

En el pasado  Salón del Automóvil de Frankfurt celebrado en septiembre Renault presentó su visión futura de la movilidad, de la mano del SYMBIOZ, un ecosistema compuesto por una vivienda y un automóvil eléctrico autónomo y conectado con su entorno.

Allí anunció la presentación de un vehículo de demostración que ofrecería una idea  de su primera aplicación rodante y realista de cara a 2023 y que circularía a modo de test por las carreteras a partir de finales de año. Esa promesa se convierte ya en realidad.

El vehículo previsualiza la tecnología que los clientes de Renault encontrarán en su gama de automóviles de producción en un futuro próximo. Incluye una versión evolucionada de la tecnología MULTI-SENSE, que adapta el ambiente y la experiencia de conducción al estado de ánimo del conductor y que actualmente se incluye en los modelos Mégane, Scénic, Talisman y Espace.

Primeras pruebas del Renault SYMBIOZ

El coche de demostración también presenta EASY CONNECT, que incluye soluciones de movilidad y servicios conectados de nueva generación y la tecnología de accionamiento autónomo de Renault que se desplegará progresivamente en la gama bajo el nombre EASY DRIVE.

Conducción autónoma de nivel 4 en el Renault  SYMBIOZ

Las características autónomas se desplegarán progresivamente bajo el nombre de Renault EASY DRIVE. El primer modelo que saldrá en 2019 ofrecerá la automatización de conducción de nivel 2 según la clasificación SAE, en autopistas y en las áreas periurbanas. La automatización de nivel 4 (‘mind-off’) estará lista a partir de 2022, a la espera de las aprobaciones regulatorias de los gobiernos. Este nivel libera al conductor de todas las tareas de conducción dinámica cuando el sistema de conducción automática del automóvil está conectado. El conductor no necesita concentrarse en el camino y en caso de que necesite reanudar el control el coche es capaz de moverse a una posición segura si el este no atiende a la demanda de tomar el control y no puede enfrentar un incidente inesperado.

En autopistas autorizadas o carreteras de doble sentido con mediana, un automóvil de nivel 4 como el SYMBIOZ puede ajustar su velocidad a la del vehículo que le precede, permanecer en su carril, tomar curvas, cambiar de carril, para adelantar a otro automóvil o salir de la autopista, y  manejarse por sí mismo en los atascos.

Interior del Renult Symbioz, con la pantalla en L desarrollada por LG
Interior del Renult Symbioz, con la pantalla en L desarrollada por LG

Actualmente, la automatización de conducción de nivel 4 no está permitida por las normas de circulación. Sin embargo en algunos países, las autoridades permiten que se realicen pruebas siempre y cuando en el interior del automóvil viaje un supervisor que pueda recuperar el control del vehículo en cualquier momento. Las pruebas de SYMBIOZ se llevarán a cabo bajo estas condiciones.

Características mecánicas del Symbioz

El Symbioz presenta un sistema de tracción trasera formado por dos motores eléctricos ubicados en el eje trasero, cada uno en una rueda. Cuenta con el sistema de dirección 4CONTROL de cuatro ruedas de Renault, que permite que las ruedas traseras ayuden en la dirección mediante un actuador electromagnético integrado en el eje trasero.

Ofrece una potencia máxima de 500 kW y un par máximo de 660 Nm (360 kW y 550 Nm continuos). Acelera de 0 a 100 km/h en 6 segundos gracias a una batería que funciona a 700 V. Su capacidad es de 75 kWh, aunque gracias a su arquitectura se podría incluir hasta 100 kWh. Cuenta con carga rápida en corriente continua con una potencia de hasta 150 kW. En las pruebas de demostración se podrá realizar la recarga a esta potencia en un punto expresamente preparado para ello.

Permite tres modos de conducción:

  • El modo clásico (modo estándar).  La posición de conducción es convencional y la configuración del automóvil se centra en la comodidad.
  • El modo dinámico. Aumenta las sensaciones de conducción. La conducción es más activa y el asiento del conductor presenta un soporte lateral adicional. La respuesta del motor, la dirección y la configuración del chasis están orientadas hacia un estilo de conducción dinámico.
  • El modo AD. Optimiza el espacio disponible frente al conductor para permitir una variedad de actividades sin necesidad de situarse delante del volante. El volante y el tablero de instrumentos, que viene con una pantalla en forma de L, desarrollado por LG, retroceden automáticamente 12 centímetros.

En este último modo el conductor puede elegir entre tres diseños adaptados a diferentes estados de ánimo.

Arquitectura mecánica del Renault SYMBIOZ
Arquitectura mecánica del Renault SYMBIOZ

El sistema de conectividad permite al conductor y a los pasajeros acceder a sus vidas digitales y disfrutar de una amplia gama de servicios.

  • El teléfono inteligente interactúa con la interfaz hombre-máquina (HMI) del automóvil para determinar la configuración personal de los asientos, la configuración del aire acondicionado y las preferencias de música, entre otras funciones.
  • Con el conjunto completo de características de conectividad de SYMBIOZ (GPS, 4G, Wi-Fi), los ocupantes pueden acceder a su entorno digital, medios y servicios como en casa o en la oficina.
  • La pantalla del tablero en forma de L permite a los usuarios interactuar de forma remota con el mundo exterior, incluidas las infraestructuras de carreteras o el hogar. Los usuarios pueden verificar lo que sucede dentro de su casa gracias a una vista de cámara de 360 ​​grados en la pantalla del tablero. También pueden ajustar la configuración de calefacción o acceder a refrigeradores y otros electrodomésticos.

El coche de demostración SYMBIOZ está conectado a la infraestructura vial de la red de Sanef, una filial del grupo Albertis, el principal operador de carreteras del mundo y uno de los socios de Renault en este proyecto. Esta prueba de vehículo a infraestructura (V2X) utiliza protocolos de comunicación definidos en el proyecto SCOOP de la UE. Algunos ejemplos de oportunidades de asociación público-privada:

  • Conducción más segura y más relajante porque el automóvil puede ser advertido con anticipación de cualquier peligro que se presente, incluyendo obras en la carretera, accidentes, mal clima y congestión. Esto significa que el automóvil puede “ver” más allá de sus propios sensores.
  • Esta conectividad V2X permite que pueda pasar a través de peajes en modo de conducción autónoma en autopistas aprobadas durante la prueba de manejo.
  • La conexión con la infraestructura vial también aporta nuevos tipos de datos a los ocupantes del automóvil. La información sobre atracciones turísticas cercanas se muestra en la pantalla en forma de L del tablero.

Vídeo de cabecera: Youtube (Renault)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí