Por fin sabemos qué y cómo es el Polestar Precept. El nuevo modelo de la marca eléctrica de Volvo no es un SUV como adelantaban muchas apuestas, es una berlina que por prestaciones y diseño parece predestinada a plantar cara al Tesla Model S y al Porsche Taycan.

Precepto: una regla destinada a informar el comportamiento o el pensamiento. En otras palabras, una forma de declarar cómo quieres proceder. Comenzando como quieres seguir. Expresando sus intenciones en la parte superior. Un manifiesto También es el nombre de algo que toma todas nuestras ambiciones y las combina ”. Así presentaba Polestar el primer boceto del que será su nuevo coche eléctrico.

El adelanto hablaba solo del nombre y acompañaba una imagen cenital, muy oscura, en la que solo se apreciaban los faros:

El encuadre de la imagen no era casual. Al no ver la silueta, muchos aventuraron que el Polestar Precept era un todocamino cien por cien eléctrico. Otros, los menos, apostaron que sería un ejercicio de diseño. Un prototipo que adelantaría las líneas de diseño de los futuros modelos de Polestar. Una imagen que, además, serviría para marcar aún más las diferencias con Volvo.

Polestar Precept: un gran turismo de cuatro puertas

En Polestar, mientras tanto, debían estar de lo más divertidos pues ni los unos, ni los otros, se acercaban a la realidad.

El Polestar Precept ha resultado ser una berlina eléctrica de lo más elegante (por cierto). Sabemos que mide algo más de tres metros de largo; del resto de dimensiones, todavía no se han aportado datos.

El Polestar Precept es un GT de cuatro puertas, con capacidad para cuatro pasajeros y una elegante línea que, entre otros detalles, destaca por su escasa altura al suelo.

Llama la atención también la ausencia de espejos retrovisores que ha sido sustituidos por cámaras. El espejo interior también desaparece y en su lugar los diseñadores de Polestar han colocado una pantalla digital que muestra las imágenes recogidas por las cámaras.

Tampoco hay luneta trasera y es en el techo donde encontramos la mayor superficie acristalada. Y donde debería ir la parrilla, tiene cámaras y radares ocultos bajo una fina franja horizontal.

El interior es elegante, minimalista y futurista; pero, sobre todo, sostenible. Está fabricado con materiales reciclados, especialmente plásticos recuperados de botellas. Los reposacabezas son de corcho reciclado y las alfombrillas están fabricadas a partir de redes de pesca recicladas.

Eléctrico y autónomo

Más que los sensores del frontal se aprecia el LIDAR que el Precept lleva instalado en la parte supèriore del parabrisas. Este es el que permitirá al coche ver su entorno y funcionar de forma autónoma.

De la mecánica solo ha trascendido que es un modelo cien por cien eléctrico. Ni potencia, ni autonomía. Para conocer esos datos habrá que esperar al Salón del Automóvil de Ginebra que abrirá sus puertas el próximo 5 de marzo.

De nuevo toca decir aquello de: seguiremos informando…

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here