BMW y Volkswagen tendrán que hacer frente al pago de una multa millonaria por frenar el desarrollo de tecnologías de ahorro de emisiones. La sanción viene impuesta por la Comisión Europea que considera probado que ambos fabricantes y Daimler pactaron durante varios años no competir entre sí en el avance del AdBlue

“Los cinco fabricantes de coches Daimler, BMW, Volkswagen, Audi y Porsche tenían la tecnología para reducir las emisiones perjudiciales más allá de lo que requieren legalmente los estándares de emisiones de la Unión Europea; pero evitaron competir en el uso de todo el potencial de esta tecnología”, afirma en un comunicado la vicepresidenta comunitaria y responsable de Competencia, Margrethe Vestager.

La Comisión Europea (CE) considera probado que BMW, Daimler y el Grupo Volkswagen pactaron durante cinco años no competir en el desarrollo de la tecnología AdBlue. Esta tecnología de reducción catalítica selectiva reduce las emisiones de óxido de nitrógeno (NOx) de los coches diésel a través de la inyección de urea (también llamada AdBlue) en la corriente del gas de escape.

Advertisement

Bruselas asegura que los tres fabricantes mantuvieron reuniones periódicas entre 2009 y 2014 para pactar cuestiones como el tamaño, la gama de los sistemas de AdBlue y sobre el consumo medio estimado de esta tecnología instalada en los coches.

BMW y VW pagarán 875 millones de euros por frenar el desarrollo de tecnologías de ahorro de emisiones

Las compañías “deben competir” para beneficiar a los consumidores y “acordar no hacerlo es simplemente ilegal”, prosigue Vestager.

La CE afirma que además de pactar el avance de la tecnología de emisiones ADBlue, los fabricantes sancionados intercambiaron información comercial sensible y sembraron con ello la incertidumbre sobre su comportamiento futuro en el mercado de cara a mejorar el rendimiento del sistema por encima de los parámetros mínimos fijados por las normas de la UE.

A pesar de que se ha probado la participación de los tres grupos automovilísticos en el pacto, han sido sancionados de manera desigual:

  • Daimler queda exento del pago de multa por haber reconocido desde un primer momento la existencia del cártel y haber colaborado activamente en la investigación. De no haberlo hecho, habría sido sancionado con 727 millones de euros de multa
  • En el caso de Volkswagen, Bruselas considera que participó de forma activa con las marcas VW, Audi y Porsche, pero reduce la sanción inicial en 45 % por cooperar en la investigación con lo que finalmente pagará algo más de 502 millones de euros
  • BMW asumirá una multa de casi 372 millones de euros, tras aplicársele un 10% de reducción por aceptar el pago. Tras hacerse pública la sanción, BMW ha destacado en un comunicado que la multa determina que no hubo acuerdo entre las partes para manipular los test de emisiones y ha querido dejar claro que las conversaciones mantenidas con otros fabricantes en ningún caso han determinado el desarrollo de su tecnología.

Desde la CE aseguran que las multas impuestas no son excesivamente elevadas por ser esta la primera vez que investigan y sancionan un acuerdo ilegal cuyo objetivo es “restringir el uso de una tecnología”.

Vestager ha señalado que la decisión de la CE es un ejemplo de cómo la “legítima cooperación técnica” entre empresas “funcionó mal” y ha destacado que Bruselas “no dudará en actuar frente a todas las formas de cártel que pongan en peligro” los objetivos climáticos de la UE.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here