Mercedes-Benz GenH2 en el Paso de Brenner.

Daimler Trucks está sometiendo a pruebas intensivas sus camiones de hidrógeno, alimentados con hidrógeno gaseoso o líquido, desde hace tiempo. En el IAA de Hannover, en septiembre, tuvo ambos camiones en exposición, pero, además, uno de ellos se utilizó para pruebas con clientes seleccionados. Las pruebas del Mercedes-Benz GenH2 continúan por carreteras públicas y a gran altitud.


El fabricante quiso en el IAA mostrar la viabilidad de su camión de 40 toneladas, totalmente cargado, al circular por carreteras públicas. Además, se valió de una estación de Shell, próxima a la feria, para el reabastecimiento de hidrógeno. Como curiosidad añadida, dicha estación proporciona hidrógeno verde, es decir, totalmente renovable.

Asimismo, en el IAA, Daimler expuso su prototipo de camión de hidrógeno líquido. La propia marca señala que prefiere este tipo de hidrógeno para alimentar los vehículos. Señalan que tiene una densidad de energía significativamente mayor, en relación con el volumen, comparando con hidrógeno gaseoso. Como resultado, se puede transportar más hidrógeno, lo que aumenta significativamente la autonomía. Además, permite un rendimiento comparable del vehículo con el de un camión diésel convencional.

Estación de hidrógeno de Shell junto al IAA de Hannover.
Estación de hidrógeno de Shell junto al IAA de Hannover.
Daimler Truck demonstrates practicality of hydrogen trucks at the IAA Transportation 2022

Daimler persigue que el GenH2 llegue, de serie, con una autonomía de más de 1.000 kilómetros. Eso favorecería su uso para aplicaciones exigentes, sobre todo en el segmento del transporte pesado de larga distancia. El fabricante comenzará la producción en serie de camiones de hidrógeno en la segunda mitad de la década.

Daimler Trucks ha establecido con claridad su objetivo y su plan estratégico futuro: la doble electrificación de sus modelos mediante vehículos eléctricos de batería y de hidrógeno.

Pruebas del GenH2 a gran altitud

Un prototipo del Mercedes-Benz GenH2 acaba de completar con éxito sus primeras pruebas a gran altitud en carreteras públicas. Concretamente, ha cruzado el Paso de Brenner, una de las arterias principales del tráfico de mercancías europeo, entre Italia y Austria.

Cruzando el Paso de Brenner.

Sólo en 2019, el paso acogió alrededor de 40 millones de toneladas de carga en camiones. La carretera, de cuatro carriles, está ubicada a una altitud de hasta 1.370 metros en la frontera entre Austria e Italia. Y las cifras indican que son casi 2,5 millones de camiones los que atraviesan el paso cada año.

Durante las pruebas de conducción, de una semana de duración, los ingenieros de Daimler Trucks cruzaron repetidamente el Paso del Brenner con el camión semirremolque de pila de combustible que transportaba una carga típica, en el tramo de carretera de 120 km entre Bolzano e Innsbruck.

La ciudad italiana de Bolzano sirvió como base para las pruebas, ya que alberga una estación de servicio de hidrógeno operada por H2 South Tyrol. Además, la topografía del área circundante es ideal para pruebas de rendimiento exhaustivas del sistema de celdas de combustible a varios niveles de altitud.

Pruebas a gran altitud del Mercedes-Benz GenH2.

Uno de los aspectos más destacados de las pruebas fue conducir la unidad tractora por la montaña Penser Joch, a una altitud de 2.211 metros. Los resultados de este primer programa de pruebas de altitud se incorporarán al desarrollo del vehículo de producción en serie, concretamente, los resultantes de: la interacción de la pila de combustible y la batería en la topografía exigente; así como la estrategia operativa prospectiva en la ruta del Brenner. Daimler planea más pruebas en terreno montañoso para el próximo año.

 

Te puede interesar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí