La construcción puede ayudar a mitigar la contaminación en las ciudades
La contaminación es una prioridad que puede estar abierta a otras soluciones innovadoras.

La legislación europea es clara: las marcas de coches que superen los límites de emisiones permitidos tendrán que pagar multa. Y estas no van a ser baratas, sobre todo, porque son muy pocos los fabricantes que están preparados para cumplir las peticiones de la UE

Hace unas semanas hablábamos de que Fiat había llegado a un acuerdo con Tesla para comprar sus emisiones contaminantes. La jugada suena rara, pero no es más que un anticipo de lo que está por llegar.

La Unión Europea ha fijado unos máximos de emisiones que cada fabricante no debería superar. Estos límites marcan el tope de emisiones que pueden alcanzar sumando las cifras de todos los vehículos que vendan en un año. Es decir, un fabricante se puede permitir el lujo de vender unidades más contaminantes si, a cambio, cuenta con modelos ecológicos que compensen el exceso.

Pero, ¿qué sucede si no tienen esta posibilidad o si a pesar de ello sus matriculaciones superan el máximo permitido?

La UE multará a todos los fabricantes que manchen más de lo permitido, de ahí que Fiat tras comprar emisiones de Tesla se esté planteando la firma de una alianza con Renault (su experiencia en electromovilidad le será de gran ayuda).

Multas de hasta 30.000 millones de euros

Un análisis de Solunion de los últimos datos de sus accionistas sobre el sector del automóvil apunta que las multas que tendrán que pagar los accionistas por sus excesos de emisiones podrían superar los 30.000 millones de euros.

La cifra representa casi el 18% del resultado de explotación (Ebitda) y casi la mitad (45%) de lo que ganaron el año pasado.

El informe de Solunion apunta también que los objetivos de reducción de las emisiones en Europa podría provocar un aumento de los costes de producción de hasta un 7% en 2020. Y que este incremento podría repercutir en el precio de venta, lo que supondría una caída de las ventas del 9% para finales de 2020 y del 28% para 2025.

“Como resultado, para finales de 2020 se espera una subida del 2,6% del precio medio de los coches, una disminución del 3,1% de las nuevas matriculaciones y una pérdida de 2.900 millones en ventas”, advierte Solunion en su informe.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here